«Es una bendición poder contar historias»

«Es una bendición poder contar historias»
Martin Scorsese, en una pose de aprobación muy norteamericana. / JEAN-PAUL PELISSIER / REUTERS

Martin Scorsese logra el Princesa de las Artes como «figura indiscutible del cine contemporáneo»

Paché Merayo
PACHÉ MERAYOGijón

No todo el mundo es capaz de arremeter contra la violencia mostrando sus fauces. Él sí. Martin Scorsese sabe hacer eso y mucho más. En realidad, el Primer Premio Princesa de Asturias de este año, coronado ayer con el laurel de las Artes, puede hacer con su cámara de cine todo lo que se le antoje. Aborda como nadie la historia italoamericana, las pasiones y las miserias de las mafias sicilianas discurriendo y disparando por los barrios neoyorquinos. Pero también rastrea la soledad por las calles de noche prolongada, se ríe de sí mismo, narra épicas reales o cuenta amores de otros siglos, mientras con otra mano repasa los mejores momentos de la música del siglo XX. Es el autor de la mítica 'Taxi driver', clásico y académico y a la vez vanguardista y absolutamente libre de toda forja. Es el maestro. Y siente como «una bendición» poder hacer su trabajo, «poder contar las historias que necesitaba contar». Y así lo decía ayer, ya entrada la noche en España, a media tarde en su Nueva York natal. «Profundamente honrado y agradecido por haber sido seleccionado para recibir este premio», explicaba en una escueta carta que por el camino ha «tenido que contar con muchas personas notables» para lograr sus objetivos. Y que gracias a ellas había conseguido «ser reconocido y comprendido». Prueba de que lo ha logrado son sus películas y ayer lo era también su nuevo premio, el primero de los galardones a los que se pone nombre propio en la XXXVIII edición que comienza. Un Princesa de Asturias que le considera, dice el acta del jurado, «una figura indiscutible del cine contemporáneo». Es, subrayan los votos logrados a bastante distancia de sus competidores -las otras 34 candidaturas-, el autor de una obra de absoluta trascendencia con la que se ha convertido en uno de los «más destacados miembros del movimiento de renovación cinematográfica surgido en los años setenta».

Sus 24 películas de ficción, sus 14 documentales, en los que ha sabido contar momentos mágicos de leyendas de la música, como los Rolling Stones o Bod Dylan, ya «forman parte de la historia del cine», subraya el jurado, para quien es un hecho destacable que no haya soltado la cámara a sus 75 años (en noviembre tendrá 76). De hecho tiene en cartera una película por estrenar, que llegará a los cines españoles el año que viene. En ella, como en el resto de su filmografía, ha estado siempre sumando oficio y una mirada cautivadora, tanto de lo que podía ser realidad, como de aquello que se expresaba como metáfora o anhelo.

Pero no es únicamente su labor como director, productor y guionista lo que premia el Princesa de las Artes. Su obra de recuperación y difusión del patrimonio cinematográfico histórico en todo el mundo ocupa lugar destacado en la lista de méritos. Su iniciativa más reciente en este sentido fue la puesta en marcha en 2017 del African Film Heritage Project, a través del cual colabora con la Pan African Federation of Filmmakers y la UNESCO en la restauración y conservación de medio centenar de películas.

El galardón también destaca su labor como restaurador de grandes películas de la historia

Neoyorquino de corazón, devoción y cuna, Martin Scorsese, que ha dado obras maestras como 'Toro Salvaje', 'Uno de los nuestros', 'After hours' o 'La edad de la inocencia', por aportar cuatro títulos de una diversidad extraordinaria, vivió en un ambiente siciliano, en la llamada Pequeña Italia, en mitad de Manhattan, aunque él había nacido en Queens (1942). De ahí su apego por contar historias sobre italoestadounidenses. Sin duda forman parte de su vida y toda su vida está en su obra. Su amor por la música le llevó a clavar la cámara en muchos escenarios. Su pasión por la literatura a adaptar sus historias favoritas a la gran pantalla. Lo ha hecho en 14 ocasiones. Desde 'Toro salvaje' a 'El lobo de Wall Street', pasando por 'Taxi driver', 'El color del dinero', 'La última tentación de Cristo ', 'El cabo del miedo', 'La edad de la inocencia', 'Gangs of New York' o 'La invención de Hugo', entre otras. Pero no siempre ha puesto su pluma en la traslación. En ocasiones ha contado con la de los autores del original. Todos estos títulos y muchos más le han llevado a convertirse en uno de los cineastas más influyentes de su generación.

Su candidatura, presentada por el exdirector del Festival de Cine de Gijón, hoy responsable del de Sevilla, José Luis Cienfuegos, y defendida con pasión por otra asturiano, el premiado guionista y director Sergio G. Sánchez, tuvo un momento de duda entre el jurado que temía por lo «mediático» de la elección. Pero no había mucho que discutir. El maestro es el maestro y cada una de sus películas clama por ese título. Al final no se logró la unanimidad. Al parecer Morricone, el músico de las bandas sonoras más recordadas, estuvo pisándole los talones, pero la vehemencia de sus defensores, entre ellos Aitana Sánchez-Gijón, le llevó al podio.

Formado en la Universidad de Nueva York, donde todavía como alumno ya rodaba películas, Scorsese es uno de los creadores cinematográficos más destacados del movimiento surgido en los setenta denominado Nuevo Hollywood, al que también pertenecen otros grandes del cine como George Lucas, Francis Ford Coppola -Premio Princesa de Asturias de las Artes 2015- y Steven Spielberg.

Ha estado doce veces nominado al Oscar. Diez como director, dos como guionista. Nunca de guiones originales, siempre adaptados de la literatura. Logró su primera y hasta ahora única estatuilla con 'Infiltrados', que le dio varios premios más. El primero que lograba en su dilatada carrera fue en Cannes, donde se llevó la Palma de Oro por 'Taxi driver', hace ya 42 años. A ese le han seguido numerosos reconocimientos. Aunque él solo tiene un Oscar, sus películas han cosechado 20. También 11 Globos de Oro y 23 Bafta británicos. Él tiene también, entre otros grandes, el César Honorífico del cine francés. Además, Scorsese es doctor honoris causa por la Universidad de Bolonia y la Escuela Nacional de Cine de Lódz (Polonia) y recibió, entre otras distinciones, el León de Oro del Festival de Venecia, el American Film Institute Life Achievement Award, el Directors Guild of America Lifetime Achievement Award, el Kennedy Center Honors, el Cecil B. DeMille Award de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (2010) y el Premio Lumière del Grand Lyon Film Festival de 2015. En mayo recibirá en Cannes un nuevo homenaje. Después, le espera Asturias. En otoño.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos