Asturias reúne a los líderes de la UE

Asturias reúne a los líderes de la UE

Jean-Claude Juncker, Antonio Tajani y Donald Tusk recogerán el Premio Princesa de la Concordia

AZAHARA VILLACORTA GIJÓN.

Aunque sin la presencia de los jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros y también con ausencia femenina, los Premios Princesa de Asturias de esta XXXVII edición que está a punto de dar comienzo se convertirán en una auténtica 'cumbre europea', porque la UE enviará a sus pesos pesados a recoger el galardón de la Concordia el próximo viernes, día 20, en el ovetense Teatro Campoamor, que contará con la presencia de un servicio de traducción simultánea para poder seguir la ceremonia en cuatro idiomas: español, inglés, francés y polaco.

Serán Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo y estrechamente vinculado a Asturias; Jean-Claude Juncker, al frente de la Comisión Europea, y Donald Tusk, su homólogo en el Consejo Europeo, los premiados encargados de pronunciar discursos en el acto de entrega de unos galardones especialmente significativos, ya que el jurado ha premiado a la Unión Europea como «modelo único de integración política supranacional» y por su defensa de «valores como la libertad, los derechos humanos y la solidaridad» en un momento de debilidad en el que se enfrenta a algunos de los mayores desafíos de su historia y en un año marcado por el sesenta aniversario del Tratado de Roma, considerado su piedra fundacional.

A casi nadie se le escapa que cuestiones como la salida de Reino Unido, los embates populistas, el aumento de los euroescépticos, la amenaza yihadista, la victoria de Donald Trump o la crisis migratoria han tensado últimamente las costuras del club comunitario. Así que no pocos esperarán expectantes las palabras de los líderes de las tres grandes instituciones europeas. Y, especialmente, las del presidente de la Eurocámara, al que Gijón dedicó una calle en 2015 como agradecimiento por su labor de mediación para que Tenneco no cerrara su planta asturiana.

Está por ver también si el político italiano se referirá, además, al desafío secesionista catalán, aunque el mes pasado ya lanzó un aviso a navegantes, alertando de que una hipotética Cataluña independiente «empezaría de cero» con la UE y los catalanes dejarían automáticamente de ser ciudadanos europeos.

Tajani cree «difícil» que Cataluña pueda convertirse en un país independiente, pero, de hacerlo -advirtió entonces-, «tendría que pedir negociar un acuerdo comercial, el acceso al mercado interior... Y entonces habría que ver cómo contestaría Europa. España incluida».

Y, aunque reconoció que se puede estar a favor de la independencia de Cataluña y abogó por «trabajar por una solución política», un acuerdo que «garantice la autonomía a esa parte de la población» española, defendió también que «lo que no se puede es violentar la Constitución» porque es la ley fundamental de cualquier Estado: «Esas son las reglas».

Pero Tajani, Juncker y Tusk no estarán solos sobre las tablas del Campoamor, porque también pronunciarán discursos Philippe de Montebello, presidente del Patronato de la Hispanic Society of America, Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional; Marcos Mundstock, integrante del grupo argentino Les Luthiers, galardonados en Comunicación y Humanidades; y del poeta, novelista y ensayista polaco Adam Zagajewski, Premio de las Letras y que comparte con Mundstock orígenes polacos y una historia de emigración huyendo de la guerra. Una ceremonia por la unidad y la concordia que será accesible para personas con discapacidad auditiva mediante su emisión en lengua de signos, en la que, como es tradición, también intervendrá el presidente de la Fundación, Matías Rodríguez Inciarte, y que cerrarán las no menos esperadas palabras del Rey.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos