El Comercio
Premios Princesa

El Sanatorio Marítimo de Gijón: «Estamos alegres y gozosos»

  • Antonio Blanco es el representante de la orden de San Juan de Dios en Asturias

El trabajo tiene su recompensa. Es el pensamiento que hoy no se pueden quitar de la cabeza las decenas de trabajadores del Sanatorio Marítimo, el centro gijonés perteneciente a la orden San Juan de Dios premiada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015. Esta mentalidad la expone como nadie Antonio Blanco, superior de la comunidad y representante de la orden en Asturias. "Estoy muy, muy emocionado. Siempre se esperan reconocimientos que pongan el valor el trabajo así que hoy todos estamos de celebración", cuenta al tiempo que señala que en su caso este Premio Princesa es un poco de todos los asturianos que les han apoyado desde la fundación del centro en 1945.

Antonio Blanco pone voz a todos los que trabajan en el Marítimo al afirmar que se sienten "alegres y gozosos" ante una distinción semejante. "Ahora estamos en una fase de dar las gracias, al jurado por elegirnos ante tantísimos buenos merecedores del premio, y a todos los que nos han ayudado a hacer esto posible", asegura. Hoy es un día de celebración o, mejor dicho, el primer día de festejos pues el hermano Blanco adelanta que "intentaremos hacer algo especial en los próximos días" aunque aún no sabe qué porque su elección la acaban de conocer. Con su elección, el palmarés 2015 de los Premios Princesa de Asturias queda cerrado.

Un centro inaugurado en 1945

El Sanatorio Marítimo de Gijón se inauguró en 1945 y en sus inicios desarrolla sobre todo una labor sanitaria y rehabilitadora en relación a las secuelas dejadas por la polio y otras afecciones físicas. Con el tiempo, se fueron incorporando otras especialidades.

A finales de los 60, da su primer giro hacia la atención a personas con discapacidad creando aulas, talleres y módulos residenciales. En los 80 firma un Concierto Educativo y se eliminan las consultas y los conciertos de rehabilitación ambulatoria. El centro adquiere un matiz marcadamente educativo y no sanitario. En 1989, se inician reformas y adaptaciones de las dependencias del área residencial para la atención a personas adultas con discapacidad intelectual, a través de programas de alojamiento y,. desde entonces, atiende la demanda residencial continua existente en el Principado para usuarios con problemática socio-familiar grave y para personas con necesidad de apoyos generalizados. La firma de estos conciertos supone la apertura de un centro ocupacional por lo que, en la actualidad, las tres áreas de actividades fundamentales del centro son: la educativa, la residencial y la ocupacional.

En la actualidad, el Sanatorio Marítimo es un centro de atención a personas con discapacidad intelectual. De confesionalidad católica y sin ánimo de lucro, presta servicios a través de los conciertos y contratos suscritos con la Consejería de Educación y Bienestar Social del Principado, respectivamente.