El Comercio

Premios Princesa

«Estoy muy ilusionado»

vídeo

El deportista, a su llegada a Oviedo. / Ángela S. Cifuentes

  • El premio Princesa de Asturias de los Deportes sorprendió en su llegada al Hotel Reconquista de Oviedo al aparecer con su bicicleta

Javier Gomez Noya ha hecho hoy, a las 14.30 horas, la primera etapa de su carrera por Asturias. El deportista llegó al Hotel de la Reconquista de Oviedo, acompañado de una bicicleta, su fiel compañera, para recibir este viernes el Premio Princesa de los Deportes 2016 .

«Estoy muy ilusionado de estar aquí y de vivir esta experiencia. Agradecer al jurado y a toda la gente que considera que merezco este premio», explicaba a los medios de comunicación con una de sus mejores sonrisas. No pierde la alegría aunque «después de que me concedieran este premio tuve un desafortunado accidente que no me dejó ir a los juegos olímpicos. Ha sido una temporada complicada para mí».

La segunda etapa será mañana, a las 19.30 horas, en el que el quíntuple campeón mundial y cuádruple oro europeo de triatlón, visitará el Club de Natación de Santa Olaya de Gijón. Después, tendrá tiempo para descansar hasta el viernes, día en el que recogerá el galardón: «El viernes espero una noche muy bonita con mucha emoción. Es bonito tener a mi gente en el teatro para presenciar este gran momento», ha asegurado.

Y la última etapa será justamente un día después de la gran ceremonia, el sábado a las 11 horas, cuando termine en lo más alto del podio asturiano con una carrera popular por las calles de Avilés. «Tengo muchas ganas de disfrutar de un día de deporte sin ese afán competitivo. Y también, de estar con toda la gente que se quiera acercar a correr conmigo». Para los que quieran acompañar a Noya deberán realizar la inscripción previa en la página www.triatlon.org para obtener uno de los 2.500 dorsales disponibles.

Mientras la banda el Torollu ponía ritmo con gaites y tambor, el medallista de plata de los Juegos de Londres 2012 tuvo tiempo para atender a la joven Claudia Balmori, del grupo de atletismo Coa de Llanes, quien esperó a Noya más de cuarenta minutos a las puertas del hotel para que le firmara el libro del deportista. Y cómo no, él lo hizo sin problema y le regaló, además, un selfie a la llanisca.