«El rugby es diversión», afirman los All Blacks

Jordie Barret entrena a uno de los grupos de chavales que disfrutaron en Oviedo con sus ídolos. / FOTOS DE PABLO LORENZANA
Jordie Barret entrena a uno de los grupos de chavales que disfrutaron en Oviedo con sus ídolos. / FOTOS DE PABLO LORENZANA

500 jugadores de once clubes asturianos se entrenaron a las órdenes de los Premio Princesa de Asturias de los Deportes | «Te enseñan a ir todos a una. A hacer bien las cosas sencillas para que salgan de manera natural», afirman los deportistas

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

El rugby es un deporte sencillo: agarras una pelota con tus manos y corres hacia adelante. Recto, si es posible. A tan rudimentaria acción motriz hay quien le atribuye poderes paranormales. Valores, dicen, que por ellos solitos levantaron repúblicas -la fraternidad y la solidaridad-; imperios empresariales -liderazgo y determinación- o llevado ejércitos al desasatre -disciplina, cadena de mando. Valores.

Ayer, Kevin Mealamu, uno de los All Blacks que hoy reciben el premio Princesa de Asturias de los Deportes, contradijo tal teoría mientras entrenaba a un grupito de los 500 jóvenes jugadores que participaron en un multitudinario entrenamiento con los kiwis al mando. «Jugamos al rugby para divertirnos con nuestros amigos», explicó el talonador a los niños. Toma ya. Mealamu, 132 internacionalidades, bicampeón del mundo. Divertirse.

Eso es, precisamente, lo que hicieron ayer sobre el césped de San Lázaro los canteranos de los clubes de Asturias que hicieron las delicias de sus ídolos. Participaron el Oviedo, Cowper, Llanerense, Navia, Candás, Pilier de Grado,Grupo Covadonga, La Calzada, Gijón, Belenos y Les Cuenques.

Junto a el citado Mealamu los niños se repartieron en grupos dirigidos por Israel Dagg, Conrad Smith, Jordie Barrett y Gran Fox. Junto a ellos, la internacional española Patricia García ofició de coordinadora. Su compañera de selección, la luanquina Berta García, también estuvo a cargo de los ejercicios y explicó al acabar que «no podíamos hacer cosas muy complicadaas porque queríamos llegar a cuantos más niños mejor. Y tampoco estar mucho tiempo para que los jugadores no se cansaran».

El exjugador del Oviedo Rugby Xabier Guerediaga también estuvo echando una mano. 'Xabito' atesora en su largo historial el haber jugado bajo las órdenes de Ken Going, el primer All Black que entrenó a un club español, el Complutense Cisneros, durante la década de los 90. Los neozelandeses «no enseñan cosas raras», afirmó Guerediaga, «sino que te explican lo básico para que salga de manera natural. Eso sí, todos a una». Esa es su fortaleza.

Al finalizar hubo foto de familia e intercambio de presentes con los clubes y la Federación Asturiana. Su presidente, Alberto Pérez, explicó que «todo ha salido genial y ellos están encantados». Luego, intento generalizado de conseguir un autógrafo. No dieron margen porque la lluvia arreciaba. Dio igual. Lo de ayer era rugby y se trataba de divertirse con los All Blacks.

Más noticias

Fotos

Vídeos