«España resolverá el intento de secesión por medio de sus legítimas instituciones»

El Rey pronuncia su discurso ante los asistentes a la ceremonia. / ÁLEX PIÑA
El Rey pronuncia su discurso ante los asistentes a la ceremonia. / ÁLEX PIÑA

El Rey advierte de que «ningún proyecto de progreso y libertad se sustenta en la división» | «La España del siglo XXI, de la que Cataluña es y será una parte esencial, debe basarse en la suma leal de sentimientos, afectos y proyectos»

DANIEL FERNÁNDEZ OVIEDO.

En 1981, don Felipe, pronunciaba su primer discurso público como heredero de la Corona, durante la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias. En aquella ocasión, el hoy Rey estaba acompañado en el Teatro Campoamor por sus padres, Juan Carlos I y doña Sofía, y por el entonces presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo. Desde entonces, nunca un discurso suyo en la ceremonia de entrega de los galardones -hoy Princesa de Asturias- habían generado tanta expectación, debido a la convulsa situación política del país como consecuencia del desafío independentista catalán. Y ayer, en Oviedo, como hiciera el pasado día 3 en su mensaje a los españoles desde el Palacio Real, el jefe del Estado reiteró su firme defensa de la Constitución y las instituciones del país para poner freno al «inaceptable intento de secesión» en Cataluña. Porque España, añadió, lo «resolverá por medio de sus legítimas instituciones democráticas, dentro del respeto a nuestra Constitución y ateniéndonos a los valores y principios de la democracia parlamentaria en la que vivimos desde hace 39 años». De esta forma, Felipe VI avala las decisiones que adopte el Gobierno para frenar el desafío independentista.

Fueron unas palabras recibidas con una larga ovación por los asistentes a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias 2017 en el Teatro Campoamor, que interrumpieron en varias ocasiones con sus aplausos el discurso de Felipe VI, centrado en buena parte en el intento independentista catalán.

Fue un discurso en el que el monarca puso en valor el sistema democrático español emanado de la Constitución de 1978, sus instituciones cimentadas en un «modelo sincero de convivencia y de entendimiento». Fue, también, un discurso de marcado tono europeísta y poniendo en valor a una UE -representadas ayer en Oviedo por los presidentes de la Comisión Europea, Parlamento y Tribunal de Justicia- que con su presencia en Asturias «simboliza el compromiso, el apoyo y la solidaridad» de las instituciones europeas «con España, nuestro sistema constitucional y nuestro Estado social y democrático de derecho».

En contexto

Felipe VI, acompañado como en aquél primer discurso que pronunció en 1981 por quien ahora ostenta la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, recordó que durante las últimas décadas los españoles «hemos continuado nuestra historia haciendo honor a nuestra decisión soberana de convivir juntos en democracia» en una España «abierta y solidaria en la que la que pudieran reconocerse todos y cada uno de los españoles y en la que los pueblos que la integran viesen protegidas, reconocidas y respetadas sus lenguas, culturas, tradiciones e instituciones».

«Convivencia democrática»

Son, en definitiva, «unos ideales que debemos tener siempre presentes porque ningún proyecto de futuro se puede construir basándose en romper la convivencia democrática; ningún proyecto de progreso y libertad se sustenta en la desafección ni en la división», dijo don Felipe. Es por ello por lo que, afirmó con rotundidad, «la España del siglo XXI, de la que Cataluña es y será una parte esencial, debe basarse en la suma leal y solidaria de esfuerzos, sentimientos, afectos y proyectos. Una suma que siga alimentando nuestra vocación universal, nuestro legítimo orgullo de pertenecer a la gran realidad democrática que es Europa».

Es por ello, por lo que el Rey insistió en que la Unión Europea -que recibió el Premio de la Concordia- «forma parte del ser de España. Una Unión que trasciende a los estados con respeto a todas nuestras indentidades y que indudablemente avanza hacia una mayor integración y convergencia». También recordó Felipe VI a los presidentes de la Comisión, el Parlamento y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea que «los españoles no olvidan ni olvidarán que la Unión ha sido siempre un referente en el origen y en la consolidación de nuestra democracia» y que encontrará en España «un pilar esencial de apoyo y lealtad ante los nuevos desafíos que juntos debemos afrontar». «Un camino que debemos recorrer -añadió don Felipe- acompañados de la razón, la palabra y el respeto a las reglas de convivencia, inspirándonos en tres principios europeos indisociables: la democracia, los derechos fundamentales y el Estado de derecho».

Y con esta defensa a los valores europeístas, el rey Felipe VI estima necesario reivindicar «más que nunca» en estos tiempos «duros y difíciles en los que vivimos» los valores democráticos «en los que creemos y los que se sustenta nuestra vida en común» porque, añadió, «nuestros ciudadanos lo merecen, unos ciudadanos que desean convivir y progresar en paz y que diariamente ofrecen un ejemplo de sacrificio, entrega y compromiso con su país». «Y me siento muy orgulloso de afirmarlo aquí, en Asturias, en esta tierra leal, tan querida y admirada», concluyó el Rey entre una larga ovación, puestos en pie, de los asistentes a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias en el Campoamor.

Incendios en Galicia y Asturias

Fue un discurso que Felipe VI quiso iniciar expresando «todo nuestro afecto a las miles de personas» que en Galicia, Asturias, Castilla y León «y en la nación hermana de Portugal» han sufrido los «terribles incendios» de los últimos días. «Compartimos el terrible dolor de las familias de las víctimas y transmitimos nuestro reconocimiento a todos los que de manera ejemplar han luchado contra esta tragedia que solo produce destrucción, pobreza y muerte».

A continuación, el Rey reconoció los valores que han llevado a los premiados en esta edición, unos valores que «nos inspiran esperanza y dan testimonio de la importancia del esfuerzo, de perseverar en el buen camino».

Así, de los doctores Rainer Weiss, Kip S. Throne y Barry C. Barish destacó don Felipe la solidez del equipo que conforman junto a más de 1.000 investigadores que conforman la Colaboración Científica Ligo. Puso en valor la «inmensa generosidad» de Archer M. Huntington que permitió la fundación de la Hispanic Society, Premio de Cooperación Internacional 2017; de Les Luthiers, Premio de Comunicación y Humanidades su «asombrosa y precisa capacidad para la reflexión» a través de su humor musicalizado; de la selección neozelandesa de rugby, ensalzó Felipe VI «el valor de la lealtad y el compañerismo»; la capacidad de sentir con el otro y «el sentido y definición de la palabra compasión», dijo, definen la obra de Karen Armstrong, galardonada con el Premio de Ciencias Sociales y a Adam Zagajewski (Letras) el Rey de España lo definió como «hijo del aire, la menta y el violonchelo»; de William Kentridge (Artes), destacó su compromiso contra la «injusticia y el dolor» y, de la Unión Europea (Premio Princesa de Asturias de la Concordia) puso en valor su «firmeza democrática frente al fanatismo, la libertad frente a la tiranía, la convivencia frente a la discordia, la cultura frente a la ignorancia».

Fotos

Vídeos