El Comercio
Premios Princesa
Rainer Weiss.
Rainer Weiss. / E. C.

«Mejoramos los instrumentos para poder detectar agujeros negros en todo el universo»

  • «El Premio celebra la inspiración de Einstein y los avances que han permitido detectar las ondas gravitacionales»

  • Rainer Weiss Premio Princesa de Asturias de Investigación

Rainer Weiss nació en Berlín en 1932 pero su vida, y su nacionalidad, es estadounidense. En las universidades americanas, y de forma muy especial en el MIT, ha desarrollado su trayectoria este brillante físico conocido internacionalmente por ser el inventor de la técnica interferométrica láser, que supuso la base para la construcción del LIGO (Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales). Fueron él, Kip S. Thorne y Ronald Drever (fallecido en marzo de este mismo año) quienes en los años ochenta propusieron la construcción del observatorio para detectar las ondas gravitacionales y validar así uno de los pilares de la física moderna como es la teoría general de la relatividad de Einstein. Desde Boston, Weiss se felicita por el galardón, que tiene muchos nombres y apellidos -además del suyo y los de Kip S. Thorne, Barry C. Barish y la Colaboración Científica LIGO-, y mira al futuro con el convencimiento de que están por venir grandes noticias para la astrofísica.

¿Cómo ha recibido el Premio Princesa de Investigación Científica y Técnica?

Me siento muy honrado de ser uno de los receptores del galardón junto a Kip Thorne, Barry Barish y la Colaboración Científica LIGO. El premio celebra la inspiración de Albert Einstein, quien hace poco más de cien años en su teoría de la gravitación predijo la existencia de las ondas gravitacionales y los agujeros negros. Pienso que el galardón reconoce, igualmente, todos los avances científicos y técnicos que han supuesto un cambio en la astrofísica, de manera especial en los últimos cinco años, y que han permitido que se pudieran llevar a cabo las mediciones recientes de las ondas gravitacionales.

La física es una disciplina compleja, ¿cómo explicaría usted cómo afectan estas investigaciones a todos los seres humanos?

Muy sencillo: las ondas gravitacionales son una nueva manera de investigar el universo en el que vivimos.

¿Cuáles son los siguientes pasos que se habrán de dar en las investigaciones?

Se está tratando de mejorar los instrumentos que estamos utilizando para que se puedan detectar agujeros negros en todo el universo. Además, también podrán medir la radiación gravitacional de muchas otras fuentes.

En Estados Unidos hay dos observatorios LIGO, pero también en Europa se trabaja en esta misma línea y de hecho el proyecto une a científicos de todo el mundo. ¿Cómo es de importante la cooperación internacional en este campo?

Mucho. El detector Virgo se encuentra en Italia y muy pronto estará trabajando con nosotros. Además, están siendo construidos otros dos en Japón e India. Contar con tantos observatorios es fundamental porque nos permite ser capaces de determinar en qué lugar del espacio están las fuentes de ondas gravitacionales.

El proyecto LIGO está vinculado al denominado LISA (Laser Interferometer Space Antenna), en el que participan la Agencia Espacial Europea y la NASA. ¿Qué expectativas tiene al respecto?

LISA es un proyecto maravilloso porque mide las ondas gravitacionales con periodos de minutos a las horas, que hasta ahora se hace en escala de milisegundos. Será capaz de captar ondas gravitacionales de la colisión de agujeros negros masivos como el que está en el centro de nuestra galaxia. Igualmente, medirá con precisión las ondas generadas cuando un pequeño objeto que caiga en un gran agujero negro y por lo tanto se podrá probar la gravitación relativista.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate