«España necesita un ministerio de ciencia con fuerza y recursos, ahí está el futuro del país»

«España necesita un ministerio de ciencia con fuerza y recursos, ahí está el futuro del país»
María Vallet Regí, en el Reconquista. / MARIO ROJAS
María Vallet, científica y jurado del Premio Princesa de Investigación

La experta en nuevos materiales fue galardonada ayer con el Rey Jaime I de Investigación Básica

M. F. ANTUÑAOVIEDO.

Llegó a Oviedo a fallar el Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, en cuyo jurado se estrenaba, y se convirtió en protagonista al convertirse en la flamante ganadora del Rey Jaime I de Investigación Básica. María Vallet Regí, una autoridad mundial en la investigación de nuevos materiales, una eminencia en mil artes, incluido el de buscar la paz mediante la ciencia, y una apasionada de la divulgación, se tornó en cazadora cazada. Doctora en Ciencias Químicas de 72 años, fue premiada por sus trabajos pioneros en el campo de los materiales cerámicos mesoporosos con aplicaciones biomédicas. Fundadora y directora del Grupo de Investigación de Biomateriales inteligentes de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto de Investigación en Salud del Hospital 12 de Octubre, tiene un Advanced Grant ERC (una subvención del Consejo Europeo de Investigación) para trabajar en nanosistemas mesoporosos polivalentes para enfermedades óseas y ha liderado más de 100 proyectos de investigación en I+D y redes científicas.

-Premio Rey Jaime I. ¿Cómo se siente?

-Estoy feliz. Muy contenta y agradecida.

-¿Cómo le explica a la gente en qué trabaja y qué van a significar esos nuevos materiales en el futuro?

-Pues empezaría diciendo que piensen en la quimioterapia, que por desgracia está cerca en todas las familias. Cuando se aplica quimioterapia, se meten citotóxicos, que matan a las células malas pero que también se llevan todo lo demás por delante, y a veces ni siquiera son capaces de llegar a las malas y solo matan a las buenas. Lo que hago son unas nanopartículas muy chiquititas, donde encierro los citotóxicos, y les pongo unos detectores para que puedan intuir y sentirse atraídos por las células malas. Además las hago inteligentes, es decir, no sueltan lo que hay dentro hasta que se aplique un estímulo, y eso no sucede hasta que está internalizada en la célula mala. Todo eso somos capaces de hacer.

-Hacen todo eso. ¿Y tienen reconocimiento? ¿Están reconocidos los científicos españoles?

-Le falta reconocimiento a la ciencia. Pero es que empezamos a competir en segunda división. Se ve en candidaturas de muchos premios internacionales cómo hay países que aportan más a la ciencia, que miman más a sus investigadores, que saben que les va el desarrollo de su país en la I+D, y aquí eso se ha descuidado, vamos teniendo menos recursos, y cada vez es más díficil competir. ¿Cómo va a competir el Alcorcón con el Madrid y el Barça? Es lo mismo.

-Pero de vez en cuando gana el Alcorcón.

-Sí, porque hay investigadores buenos que además se dejan el pellejo. No hay caldo de cultivo que permita que salgan muchos.

-¿Cómo se cuece ese caldo?

-Hace falta que al país le interese la investigación. Alemania, por ejemplo, después de la II Guerra Mundial, sabía que su desarrollo dependía de una buena investigación.

-Tiempos de revolución para las mujeres en todos los ámbitos. ¿Habrá también revolución científica?

-Sí, pienso que sí. Hace cien años la mujer tenía prohibida la entrada en la universidad, con lo que la formación universitaria era nula y la otra, cortita. En la generación de nuestras madres e incluso la mía, pocas mujeres se formaban en la universidad y menos aún para ser científicas. Ahora en la Complutense el 60% del alumnado es femenino. Esto ha cambiado, seremos tontas si no conseguimos llegar a otras cotas.

-Pedro Sánchez está ultimando Gobierno. Si la llama...

-Le diría que no. Tengo muy claro lo de zapatero a tus zapatos.

-Pero qué le pide al nuevo Gobierno.

-España necesita un ministerio de ciencia que tenga fuerza y recursos. Eso lo primero. Le pediría que se tome la I+D con interés, que piense que ahí está el futuro del país. Si se consiguiera eso, ya estaría contentísima.

-Ha trabajado en un programa de la OTAN llamado 'Ciencia por la paz'. ¿Un buen cóctel?

-Sí, cuando comenzaron los atentados islamistas se quitó el programa y ahora ha vuelto, pero se llama 'Ciencia por la paz y la seguridad'. Entonces, Europa eran doce países y estaban Canadá y EE UU, y ahora hay veintitantos y cuarentaitantos países asociados, así que ha cambiado. Yo ya no estoy metida ahí, antes estaba relacionado con ciencia básica, para integrarla en los países, y ahora está vinculado con la seguridad.

-¿Hacia dónde debe mirar el Premio Princesa de este año?

-No me pronuncio. Hay candidatos de mucha valía en todos los ámbitos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos