La francesa Fred Vargas logra el Princesa de las Letras tras 10 años sin ninguna mujer en el palmarés

La francesa Fred Vargas logra el Princesa de las Letras tras 10 años sin ninguna mujer en el palmarés

Autora de novela negra, formada en la experiencia científica, se incorpora al palmarés por «abrir horizontes literarios inéditos»

Paché Merayo
PACHÉ MERAYOGijón

En realidad se llama Frédérique Audoin-Rouzeau, pero el personaje de Ava Gadner en 'La Condesa descalza', le hizo cambiar su identidad por la de Fred Vargas. Con ese nombre, que es el que firma sus libros, se ha convertido en la escritora que devuelve al palmarés de los Premios Princesa de Asturias de las Letras una mirada de mujer. Vargas, de formación científica, de hecho quiso ser arqueóloga antes que narradora, es una figura principal de la literatura internacional y se convierte en Princesa de las Letras por la gran calidad de su escritura, con la que ha logrado «abrir horizontes literarios inéditos». Así lo advierte el jurado que daba a conocer su fallo en Oviedo. «La originalidad de sus tramas, la ironía con la que describe a sus personajes, la profunda carga cultural y la desbordante imaginación», la han encumbrado al club de los premiados, donde la última escritora que subio al podio fue Margaret Atwood, hace ya 10 años.

Vargas, nacida en París en junio del 57 -está a punto de cumplir 61 años-, experta medievalista y autora de novelas policíacas, llegó a la mesa de deliberaciones y finalmente a obtener el máximo número de votos, tras ser presentada su candidatura por el ex ministro Gustavo Suárez Pertierra, que se confiesa absoluto admirador de su pluma. También lo es otro Premio Princesa y ayer jurado, el cubano Leonardo Padura, que mantiene con ella una una fidelidad vital hacia el género negro. Pero si alguien ha elogiado de manera singular su voz literaria es Fernando Savater, para quien Fred Vargas es «una de las mejores novelistas del presente», pero no solo entre los escritores policíacos, sino entre todos los de todas las categorías.

Noticias relacionadas

Hija del escritor Philippe Audoin (surrealista, amigo de Breton), pertenece a una familia de intelectuales. Su hermana gemela, que también adoptó ese cinematográfico Vargas como apellido, es la pintora Jo Vargas, y su hermano, el historiador Stéphane Audoin-Rouzeau.

La última novela que ha visto la luz en nuestro país es' Cuando sale la reclusa', editada por Siruela y trasladada a nuestro idima por Anne- Hélène Suárez. La primera que publicó fue, 'Les Jeux de l'amour et de la mort', a mitad de los años 80, en paralelo con su trabajo en una excavación arqueológica en Nièvre. Con ella ganó el Festival de Cognac. Su principal serie de narraciones, y la que le ha dado mayor éxito, lleva en sus páginas a un peculiar comisario, Jean-Baptiste Adamsberg. Ha publicado también otras novelas sin él y algunas obras de no ficción, especialmente científicas. Parte de su creación ha sido, además, adaptada al cine y la televisión.

Para ella, que mece sus historias entre sutiles gestos de humor y poesía, los personajes, las intrigas secundarias y los diálogos son los tres pilares fundamentales y por eso sobre ellos sostiene su obra. Considera que son, sin lugar a dudas, lo más importante. También destaca en su escritura la presencia de leyendas y de acontecimientos históricos, pues la documentación y el estudio son otra de sus grandes bazas literarias.

Su candidatura superó a las otras 34 presentadas, procedentes de 21 países. El jurado, que estuvo presidido por Darío Villanueva (él fue quien dio lectura al fallo), lo integraron Xosé Ballesteros Rey, Blanca Berasátegui Garaizábal, Luis Alberto de Cuenca y Prado, Lola Larumbe Doral, Antonio Lucas Herrero, Ángeles Mora Fragoso, Leonardo Padura Fuentes, Laura Revuelta Sanjurjo, Carme Riera i Guilera, Fernando Rodríguez Lafuente, Ana Santos Aramburo, Sergio Vila-Sanjuán Robert, Juan Villoro Ruiz y José Luis García Delgado (secretario).

Premio Landernau (2015), Premio International Dagger en tres ocasiones consecutivas, Premio Mystère de la Critique (1996 y 2000), Gran Premio de Novela Negra del Festival de Cognac (1999), Premio de las Librerías Francesas y Trofeo 813 a la Mejor Novela en Francés, entre otros galardones, se convierte ahora en la séptima mujer en subir al palmarés de los Premios Princesa de Asturias de las Letras, donde ya habitan 30 hombres.

Hasta ahora ya fueron otorgados el Premio Princesa de Asturias de las Artes, al cineasta estadounidense Martin Scorsese; el de Comunicación y Humanidades, a la periodista mexicana Alma Guillermoprieto; el de Cooperación Internacional, a Amref Health Africa, y el de los Deportes a los alpinistas Reinhold Messner (Italia) y Krzysztof Wielicki (Polonia). En las próximas semanas se fallarán los correspondientes a Ciencias Sociales, Investigación Científica y Técnica y Concordia.

Cada uno de los Premios Princesa de Asturias está dotado con una escultura de Joan Miró –símbolo representativo del galardón− un diploma, una insignia y la cantidad en metálico de 50.000 euros. Los galardones serán entregados en otoño en Oviedo en un solemne acto presidido por los Reyes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos