Viernes, 4 de agosto de 2006
Registro Hemeroteca

en

INTERNACIONAL

Internacional
La prensa cubana advierte a EE UU y al exilio que «los medios de defensa están listos»
La mayor parte de la disidencia de la isla apuesta por una transición que se pacte entre cubanos y no venga impuesta por el exilio más radical
La prensa cubana advierte a EE UU y al exilio que «los medios de defensa están listos»
NORMALIDAD. Dos cubanos pasan frente a un muro cubierto de pintadas en la Habana. / AP
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Cuba encaraba en tercer día de gobierno interino esperando expectante noticias sobre los dos hermanos Fidel y Raúl Castro, regidores de los destinos de la isla caribeña, ahora 'desaparecidos'. Pero para que nadie albergue dudas sobre la voluntad del régimen de no bajar la guardia en estos difíciles momentos, el diario 'Granma', órgano oficial del Partido Comunista cubano, titulaba ayer en portada: «Los medios de combate están listos para defendernos», un mensaje disuasorio ante eventuales intenciones invasoras de Estados Unidos.

En páginas interiores, el matutino de difusión nacional dedicaba una plana completa a informar que las Fuerzas Armadas se han modernizado, «han logrado aumentar las posibilidades combativas, su vitalidad y la capacidad de maniobra de los medios de combate. Experiencia, que contribuye a poner nuestros medios en disposición de enfrentar el nivel tecnológico del enemigo».

Una llamada al orden también para los más furibundos exiliados radicados en La Florida, que ya quieren dar por muerto a Castro y se muestran impacientes por entrar a saco en la isla.

Con muy pocas excepciones, hasta los disidentes en territorio cubano, que son quienes realmente sufren mayores presiones, abogan por el diálogo y porque la transición se pacte entre cubanos y no venga impuesta por la fuerza.

En todo caso, la vigilancia ha aumentado en las calles pero con muchísima discreción. Sólo los isleños son capaces de identificar a los miembros de los cuerpos de seguridad, vestidos de civil y apostados en edificios oficiales. Un testigo nos aseguraba haber visto introducir armas largas en un edificio militar.

Los policías, que normalmente hacen rondas de uno en uno o a lo sumo de dos en dos, ahora van en grupos de tres. Y, asimismo, uniformados del Ministerio del Interior patrullan las calles. Todo ello envuelto en un aparente estado de normalidad.

El resto de los ciudadanos prosiguen las actividades cotidianas, únicamente interrumpidas por reuniones en los centros de trabajo, en instalaciones locales del Partido Comunista de Cuba o de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), desde donde se reafirma la lealtad a Fidel, a la revolución y al partido.

Los dirigentes nacionales de los CDR, que con sus siete millones de miembros es la mayor organización de masas de la isla, han hecho un llamamiento a incrementar la vigilancia y hacer guardias las 24 horas.

La población mantiene la calma e intenta que su vida prosiga sin sobresaltos, aunque no pueden evitar que ésta gire en torno a la evolución de la salud de su presidente. No obstante, los carnavales han sido suspendidos sin que se hayan explicado las razones. Si bien, algunos observadores apuntan a que realmente lo que se persigue es evitar dar pábulo a tumultos que no puedan ser controlados y pongan en un compromiso insuperable al Gobierno. En estas fiestas, esperadas durante todo el año, acuden masivamente miles de habaneros y la cerveza y el ron, vendidos en moneda nacional, corren al punto de hacer perder la cabeza a más de uno.

Persiste, sin embargo, el hermetismo oficial sobre la salud de Fidel y sobre las actividades del presidente interino Raúl Castro. Aunque no resulte tan extraño puesto que ya se anunció en el último mensaje del líder revolucionario que no habría más partes médicos. Tampoco, salvo en contadas excepciones, hay costumbre de hacer pública la agenda del jefe del Estado.

Las noticias

Las noticias sobre la mejoría del líder revolucionario, que cumplirá 80 años el 13 de agosto y lleva 47 años al frente del timón del país, llegaron a través de su hermana Juanita y el presidente del Parlamento Cubano, Ricardo Alarcón en declaraciones a medios estadounidenses.

Juanita Castro, residente en Miami desde hace varios años, aseguró que un allegado «de toda confianza» le confirmó desde La Habana que el mandatario «había salido ya de la Unidad de Cuidados Intensivos».

Alarcón ha sido, por otra parte, el primer alto funcionario cubano en pronunciarse sobre la situación médica de Castro. En una entrevista a una emisora de radio de Nueva York afirmó que había conversado el martes con él, «durante más de media hora de muchas cosas: de lo que está ocurriendo en el mundo... y del impacto que ha tenido el anuncio». Y añadió: «fue sometido a una cirugía complicada. Está, yo diría, en un periodo normal de recuperación después de una intervención importante, pero despierto y alerta, como siempre, muy interesado en lo que ocurre a su alrededor y alrededor del mundo».

Los medios tanto impresos como audiovisuales se limitan a reproducir los mensajes de apoyo y buenos deseos que llegan de Cuba y el resto del mundo.



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo