Jueves, 17 de agosto de 2006
Registro Hemeroteca

en

ORIENTE

Oriente
El Bando de San Roque desafía a la lluvia e inunda las calles de Llanes en su día grande
Los sanrocudos desfilaron escoltados por paraguas al son del 'España cañí' El Pericote, el Xiringüelu y el resto de bailes recibieron sonoras ovaciones
El Bando de San Roque desafía a la lluvia e inunda las calles de Llanes en su día grande
DEVOCIÓN. Las andas de San Roque hacen su entrada en la plaza de Parres Sobrino seguidas por centenares de personas. Una vez allí, el santo de Montpellier contempló la Danza Peregrina. / DAVID ESPINOSA
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Las torrenteras del cielo desafiaron en Llanes a los simpatizantes del Bando de San Roque y perdieron el envite. Miles de fieles y romeros superaron el reto y dieron vida en su día grande a uno de los programas más completos de los últimos años en honor al santo de Montpellier. En líneas de a cuatro, más de medio millar de mujeres ataviadas con el rico traje de aldeana llanisca desfilaron imperturbables bajo la lluvia por las principales arterias de la villa. La llegada de la imagen del santo a las calles de Castillo y Mercaderes fue espectacular y en ese momento el aguacero se dio por enterado de que había perdido la batalla.

La mañana de San Roque se inició con un multitudinario pasacalles de porruanos y aldeanas a la estela de la Banda Municipal de Música de San Martín del Rey Aurelio, a los acordes del pasodoble 'España cañí', la melodía de los sanroquinos. A mediodía llegaron desde el pueblo de Pancar tres ramos cuajados de roscos de pan y un compacto grupo de aldeanas. En el interior de la basílica se desarrolló la solemne función religiosa que estuvo presidida por el sacerdote Juan Carlos Fernández Menes.

A la una de la tarde dio comienzo la procesión, que parecía interminable. Abrían la comitiva el gaitero Ignacio Noriega y el tamboritero Juan Oliver. A continuación transitaban ocho ramos, adornados con hortensias y ramas de boj, que eran el preludio a las 17 parejas de la Danza de San Juan de Nueva. Más tarde aparecía un incontable rosario de aldeanas y otro grupo de porruanos cerraba el cortejo profano.

El séquito enraizado en la fe se iniciaba en los brazos de Ángel Purón, que sostenía el valioso estandarte del bando. Seguidamente aparecían 34 niños uniformados de peregrinos y las pequeñas andas de la reliquia que tuvieron el honor de portear Antonio Cue, Ramón Noriega, Luis Ignacio Sordo y Ramón Carrandi. Sobre un tupido manto de hiedras y siemprevivas se ubicaba la esperada imagen de San Roque escoltada por los sacerdotes, la plana mayor del bando, encabezada por el presidente, Aníbal Purón, y la banda de música.

Danza Peregrina

En la plaza de Parres Sobrino se inició el festival folclórico con la Danza Peregrina. El baile de los adolescentes finalizó con los vivas a San Roque y el perru, a los peregrinos, a los forasteros y a Llanes. Devuelta la imagen del santo a su capilla, los sanrocudos destaparon el cofre de sus esencias folclóricas. Ante las miradas desde el improvisado graderío, los jóvenes simpatizantes de San Roque bailaron el Fandango de Pendueles, el Trepeletré, la Danza del señor San Pedro y la Jota del Cuera. Las grandes ovaciones fueron para el Pericote de ocho triadas y para un magistral Xiringüelu en el que actuó como bailarín Pelayo Pintado, acompañado por Beatriz Viteri, Emilia Sordo y las hermanas Marta e Irene Rodríguez. Otro éxito cosechó el grupo de San Juan de Nueva, que situó en cabeza de la danza a Jesús Sánchez Asensio y Carmela Blanco Concha.



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo


© EL COMERCIO DIGITAL Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.