Miércoles, 6 de septiembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

LA MAR

Lamar
El reflotamiento de la lancha hundida enfrenta a pescadores y Capitanía
El barco entró en El Musel sumergido y contra la orden de la autoridad marítima
El reflotamiento de la lancha hundida enfrenta a pescadores y Capitanía
REMOLQUE. Avance hacia El Musel del grupo de rescate del pesquero zozobrado el pasado lunes. / E. C.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

El reflotamiento de la embarcación 'Hermanos Pola', que anteayer se hundió a una milla de Aboño, concluyó con un conflicto entre los pescadores de Gijón y las autoridades marítimas de todavía imprevisibles consecuencias. Los pescadores acusan a la Capitanía Marítima de obstaculizar la ayuda que quisieron prestar a un compañero que se había quedado sin lancha y la Capitanía afirma que los rescatadores actuaron de forma irregular e irresponsable, al eludir el preceptivo plan de reflotamiento y al desatender la prohibición de acceder al puerto con una embarcación sumergida.

La flota pesquera gijonesa, especialmente la que se dedica a la extracción de ocle, decidió ayer ayudar al armador del 'Hermanos Pola' a reflotar el barco. Para ello consiguió en préstamo algunos medios indispensables, como flotadores y la colaboración de una docena de buzos, que se turnaron para realizar los trabajos necesarios sin superar los tiempos razonables de inmersión.

La operación duró todo el día, mientras los responsables de seguridad marítima confiaban en celebrar esta mañana una reunión para estudiar y, en su caso, aprobar, el preceptivo plan de reflotamiento, que habría de ser encomendado a una empresa especializada. El deseo de ahorrar gastos decidió al armador a acelerar el reflotamiento, y a partir de ese momento surgió el conflicto entre Capitanía y pescadores.

En principio, como mal menor, parecía que la entrada en El Musel iba a ser autorizada, pero ya caída la noche, ante la incertidumbre de las condiciones reales en las que se estaba produciendo el remolque, llegó la prohibición. Los pescadores decidieron no respetarla y llegar hasta la novena alineación de los muelles de La Osa, ya que en el muelle pesquero no había calado suficiente para meter un barco en las condiciones del 'Hermanos Pola', es decir, a un mínimo de cuatro metros bajo el agua.

Indignación

A juicio de los pescadores, varios de los cuales contactaron con EL COMERCIO directamente o a través de familiares para expresar su queja por lo sucedido, intentar mantener el remolque durante toda la noche sin el abrigo de los diques equivaldría a perder el barco.

Las instrucciones que se recibían desde Capitanía descartaban meter la embarcación mientras permaneciera sumergida.

En el momento de redactar esta información, a las 23.30 horas de ayer, el 'Hermanos Pola', con su remolque, se encontraba en la bocana del puerto, con dificultades para llegar a su destino, hacia el cual avanzaba muy poco a poco.



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo


© EL COMERCIO DIGITAL Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.