Jueves, 19 de octubre de 2006
Registro Hemeroteca

en

SOCIEDAD Y CULTURA

JOSÉ VICENTE HERNÁNDEZ, PEPU, ENTRENADOR DE LA SELECCIÓN DE BALONCESTO
«El baloncesto no es sólo un juego bonito, además transmite valores»
El entrenador del equipo Príncipe de los Deportes asegura que recoger el premio «va a ser algo tremendo» «No se nos halaga sólo por el logro deportivo»
«El baloncesto no es sólo un juego bonito, además transmite valores»
RESPONSABILIDAD. Pepu Hernández, con la sombra de una canasta de baloncesto. / JOSÉ RAMÓN LADRA
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

BA-LON-CES-TO. Así, con mayúsculas y guiones, lo gritó a los cuatro vientos Pepu Hernández en la multitudinaria fiesta tras ganar el Mundial de Japón. Pero no acaba todo en una medalla de oro. Tras esas cuatro sílabas se encuentran unos valores y una lucha de muchas décadas que ahora son merecedores del Príncipe de Asturias de los Deportes. El entrenador llegará a Oviedo esta noche acompañado de Gasol para reivindicar un deporte con el que se han criado en el colegio muchas generaciones. Así lo considera José Vicente Hernández, el capitán de la nave triunfadora.

-Usted es de los que ha vivido el baloncesto desde pequeño...

-Yo he tenido la fortuna de estudiar en el Ramiro de Maeztu, donde la educación académica siempre estuvo muy unida al baloncesto. Considerábamos que era una parte más de nuestro colegio y me siento muy afortunado por haber sido educado de esta forma. Tanto por la educación extraordinaria que me dieron mis profesores (de lo cual no te das cuenta hasta que pasan muchísimos años) como por los valores que nos transmitieron los entrenadores: los principios del Estudiantes, que son los del baloncesto, en definitiva. Esto me ha ayudado a formarme.

-Y esta filosofía se transmite de generación en generación...

-Últimamente he pensado mucho en esto. Yo soy entrenador, pero me he dado cuenta de que me hubiera gustado ser profesor para hacer lo mismo que ellos hicieron conmigo. Me ayudaron y a mí me gustaría ayudar a otros. No sé si mi asignatura será el baloncesto, pero creo que la responsabilidad de los entrenadores va más allá de enseñar técnica y táctica. Sobre todo en las categorías de base y de formación. Tenemos una responsabilidad grande en la formación de las personas.

-¿Este premio supone una victoria sobre otros deportes más populares?

-Este galardón recompensa muchísimas cosas, pero no exactamente una lucha contra otros deportes. El baloncesto por sí solo tiene un valor extraordinario y me da igual si somos el segundo deporte porque haya una mayoría de gente que vea el fútbol más atractivo. Nosotros no tenemos que competir contra eso, sino tratar de conquistar nuestro propio espacio. No sólo tenemos un juego bonito, atractivo y que sigue mucha gente sino que también transmite determinados valores y lo siguen muchos jóvenes.

-Precisamente el fallo del jurado se ha fijado en eso.

-Por eso lo agradezco especialmente. No dice sólo que hemos ganado un título mundial, que lo dice, sino que lo hemos hecho de una forma especial. Y así lo ha percibido también la sociedad. Es un fallo muy ajustado también a la sensibilidad de los españoles, que nos ha seguido y les ha gustado cómo lo hemos hecho, y a otra serie de factores que se han visto es Japón. Se ha hablado de trabajo en equipo, de superación de dificultades, de transmisión de naturalidad, de buen ambiente en el grupo...

-¿Qué puede transmitir el baloncesto a la sociedad?

-Muchas cosas: solidaridad, juego en equipo, generosidad, formación íntegra de la persona, educación... Todas estas cualidades son una excusa o herramienta con la que podemos ayudar a nuestros jóvenes en su desarrollo.

-Triunfos son amores y ahora les van a exigir que todos los años haya una medalla...

-Yo ahora tengo una sensación de responsabilidad grande, pero no sólo por la próxima competición internacional que tengamos, sino también por cómo vamos a tratar a la cantidad de chavales que se están acercando ahora al baloncesto. Hay un incremento grande en las escuelas y en los clubes y tenemos que saber cómo enseñarles nuestros valores y que no los olviden nunca. No hace falta que lleguen a ser grandes figuras. Basta con que consigan recordar en un futuro buenos momentos del juego y de sus progresos.

-¿Hay infraestructuras suficientes para que este interés popular no se pierda?

-Creo que sí las tenemos, pero si no es así es el momento de apostar por ellas. El baloncesto necesitará siempre una ayuda institucional y de las empresas muy grande. Por eso es una oportunidad importante para que la sociedad en general vea los requerimientos de los jugadores, el nivel que se está alcanzando en el plano internacional y que se nos permita mantener una muy buena estructura en todos los aspectos.

-¿Esperaban un premio de la importancia del que van a recibir?

- Nos están pasando cosas extraordinarias muy rápidamente y notamos el agradecimiento por doquier, en la calle y en las instituciones. Y cuando nos premia la más importante, la sensación es que va a ser algo tremendo. Sobre todo porque no se nos halaga sólo por el logro deportivo, sino por todo lo demás.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo


© EL COMERCIO DIGITAL Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.