Viernes, 15 de diciembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

GIJÓN

GIJÓN
Los expertos instan a mejorar el almacenaje de purines para que sean un recurso y no un residuo
Emplazan a los ganaderos a tener fosas cerradas y no regar sus cultivos cuando está previsto que llueva
Los expertos instan a mejorar el almacenaje de purines para que sean un recurso y no un residuo
EXPERTOS. Rafael Peláez, Elena Marañón, Begoña de la Roza y Leonor Castrillón. / BILBAO
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

El Aula Magna del campus universitario de Gijón acogió ayer la 'I Jornada sobre deyecciones ganaderas: recurso o residuo'. Diferentes expertos analizaron el problema que puede suponer para el medio ambiente la mala utilización de los purines del ganado. Según indicó Elena Marañón, directora del Instituto Universitario de Tecnología Industrial de Asturias (IUTA), «es un asunto que preocupa a los técnicos relacionados con la ganadería y el campo. Los purines son un recurso muy bueno si se gestiona bien, pero un residuo si es mal gestionado». La clave es una utilización adecuada en el riego y en su almacenamiento, ya que, de lo contrario, puede suponer un impacto contaminante.

El objetivo de esta jornada es sensibilizar a los ganaderos que los utilizan como riego y abono para sus campos. Marañón indicó que «a veces se riega en momentos poco adecuados, como en invierno, porque los ganaderos ya no tienen capacidad de almacenamiento. Ese problema se solucionaría con inversiones para aumentar esa capacidad e instalar fosas cerradas o cubiertas».

Los expertos consideran que esas inversiones son necesarias para preservar el medio ambiente y conseguir una producción agraria sostenible. De todas formas, Elena Marañón piensa que «no hay que presionar al ganadero, ya que tampoco se hizo con la actividad industrial. Hay que implantar ayudas y solventar la situación poco a poco, con el fin de conseguir buenas prácticas».

En la jornada también participó Begoña de la Roza, responsable del Área de Nutrición, Pastos y Forraje del Serida. En su opinión, «las mejores épocas para regar con purines son a principios de otoño y en primavera. Pero hay que evitar hacerlo si hay previsión de lluvias. Eso va relacionado con el sentido común y con la sensibilidad de los propios ganaderos».

Impacto

Además, De la Roza advirtió de que «si un ganadero tiene una fosa que no está cubierta, puede rebosar y causar un impacto. También, si es demasiado pequeña, pronto tendrá excedente de purines y deberá abonar aunque no sea necesario».

Otro de los participantes en esta jornada técnica fue Rafael Peláez, técnico del Centro Intercomarcal de Campo de Asturias (CICA) y delegado de la cooperativa de suministro para Galicia, Asturias y Cantabria. Peláez tiene claros los beneficios de utilizar purines en el campo. Asegura que «es más ecológico que un cultivo huela mal durante dos días a que no huela a nada, porque eso quiere decir que el agricultor utiliza otro tipo de fertilizantes. El rechazo de los ciudadanos lo causa el mal olor y hay que darse cuenta de que es más ecológico que otros abonos. Además, si el agricultor utiliza otros fertilizantes, ¿qué hace con los purines?».

También criticó este especialista el hecho de que se esté utilizando a la agricultura como lugar donde tirar diversos residuos, «como ocurre con los lodos de las depuradoras». La jornada que se celebró ayer estuvo dirigida a ganaderos, cooperativas, miembros de la Administración pública, proveedores de tecnología, técnicos agrícola, veterinarios, especialistas en gestión ambiental y gestores de residuos.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo


Canales RSS