Martes, 2 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

OVIEDO

Oviedo
La balanza de la justicia
La creación del juzgado específico de Violencia de Género compensa un 2006 marcado por la pérdida del segundo tribunal de lo Mercantil
La balanza  de la justicia
COMANDANTE CABALLERO. El palacio de justicia se ha quedado pequeño. / JESÚS DÍAZ
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

2006 ha dicho adiós a la justicia asturiana sin importantes novedades en lo que a nombramientos y obras en las sedes judiciales se refiere, sin embargo ha dejado dos relevantes avances: el traspaso de las transferencias al Gobierno autonómico y la creación del Juzgado de Violencia de Género número 1, en Oviedo, lo que ha compensado la pérdida del segundo tribunal de lo Mercantil.

El pasado ejercicio estuvo marcado por esta batalla liderada por los abogados y procuradores ovetenses, quienes, hasta la saciedad, se han opuesto a que el segundo juzgado de lo Mercantil se ubique en Gijón, ya que «como mucho asumiría el 30% de los asuntos totales», como dijeron entonces. El colectivo organizó reuniones en Madrid y con el Gobierno del Principado, que inclinó sus cartas hacia Gijón; consiguió el apoyo del alcalde, Gabino de Lorenzo, aunque no fue suficiente; llevó sus protestas hasta el Poder Judicial... y la ciudad de Jovellanos ganó la partida.

Tras este hecho, la creación en Oviedo del juzgado específico de Violencia de Género consolidó la balanza en el reparto de los nuevos tribunales previstos para 2006. Aunque la intención es que tenga un ámbito comarcal, la directora general de Justicia, Pilar Jiménez, confirmó que hasta la modificación y aprobación de la ley de planta judicial, a mediados de 2007, sólo se ocupará de los asuntos del partido judicial de Oviedo. La magistrada asturiana Marta Iglesias, hasta ahora juez de violencia de género en Palma de Mallorca y anteriormente juez en Pravia, dirigirá el tribunal, como adelantó EL COMERCIO.

En 2005, Oviedo registró 366 casos de maltrato, la cifra más alta de Asturias, y cada vez son más las víctimas que apuestan por la vía judicial para atajar los episodios de violencia. La aprobación de la Ley de Violencia de Género y la especialización de los juzgados de instrucción en casos de maltrato supusieron un avance, pero no fue suficiente. De hecho, en más de una ocasión, el propio presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Ignacio Vidau, advirtió de la escasez de juzgados específicos para atender esta lacra.

Un palacio obsoleto

Ahora se paliará esta necesidad. Sin embargo, la creación del nuevo tribunal en Oviedo deja patente, una vez más, la necesidad de un nuevo palacio de justicia para la capital. El actual, inaugurado hace poco más de un lustro, arrastra un cúmulo de deficiencias y está obsoleto. Tanto es así que hasta el próximo marzo el número 1 de Violencia de Género se ubicará en un local provisional frente a Silicosis, en el denominado parque móvil del Estado. A partir de entonces la previsión es que desembarque en Comandante Caballero, donde, para hacerle un hueco, hay que mover de sitio al Primera Instancia número 8, a Vigilancia y a los funcionarios de la sala de lo Social, hasta ahora en Jovellanos. Este tipo de 'mudanzas' es algo, de todos modos, habitual. Con la creación del último juzgado de Primaria Instancia, que dirige Andrés Merino, pasó lo mismo. Hubo que trasladar a varios departamentos judiciales para darle cabida. En 2007 entrará en funcionamiento un tribunal específico de Familia. Dónde situarlo será otro problema.

Y todo ello sucede en el interior de un joven palacio, sin inaugurar de forma oficial, de aspecto laberíntico, con goteras, y que desde hace más de un año permanece a la espera de que el Ministerio de Justicia desvele las conclusiones de un estudio que encargó ante su rápido deterioro.

Su aspecto exterior advierte ya de las deficiencias. Desde hace meses, el edificio está rodeado por vallas de obras para evitar que a los paseantes les caiga una loseta encima, ya que se han desprendido varias. Como ejemplo basta observar la entrada al juzgado especializado en asuntos de Familia. Su pared está revestida sólo de cemento: las baldosas que la cubrían han ido desprendiéndose.

A pesar de que la reforma apremie, el Gobierno central no ha dado ningún paso para afrontar el arreglo de las baldosas. Se ha limitado a anunciar que técnicos del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han recogido muestras de la fachada para analizarla y estudiar una solución ante su más que probable derrumbe. El análisis se hizo a principios de 2006 y, según fuentes consultadas en el departamento de Fernando López Aguilar, el diagnóstico estaría listo en pocos meses. Apuntalar las losetas es una de las soluciones valoradas por los arquitectos madrileños, pero poco más se sabe porque, una vez firmadas las transferencias, en el propio ministerio ya no gusta hablar de los problemas del palacio ovetense. Ha pasado un año y el edificio sigue vallado. El Principado se ha apresurado en advertir que su arreglo corresponde a Madrid.

Medicina Legal

En el sótano del palacio 'sobrevive' el equipo del Instituto de Medicina Legal. Sin apenas una salida de emergencia o una sala para realizar las autopsias, Antonia Martínez y sus colegas aguardan la creación de una sede propia. Llevan esperándola desde 2002 y ahora parece que está más cerca que nunca. La tendrán en una parcela que el Ayuntamiento cedió en La Corredoria y, con las competencias de Justicia en Asturias, el edificio se licitará en 2007. El ministerio es el encargado de elaborar el proyecto, según los acuerdos adoptados con el Principado. Costará unos 8 millones de euros, a repartir entre 2007, 2008 y 2009. El Instituto de Medicina Legal es 'una de las estrellas' que ambas administraciones venden ahora para Oviedo.

Y de obras poco más ha dejado el año 2006 sobre la mesa. La remodelación de la planta baja del Palacio de Valdecarzana es una de las pocas actuaciones a tener en cuenta. La obra era fundamental para unir todos los servicios dela Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. El edificio del siglo XVII da solera a la justicia ovetense, aunque también proporciona muchos inconvenientes, como la falta de funcionalidad, como advirtió Vidau en su día.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo


Canales RSS