Martes, 20 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

OVIEDO

Oviedo
El encapsulamiento de La Manjoya no quedará conectado a la red de saneamiento
El Consistorio aplaza el vertido de los lixiviados del depósito, que presentan altos niveles de arsénico
El encapsulamiento de La Manjoya no quedará conectado a la red de saneamiento
URBANIZACIÓN. En La Manjoya están en marcha obras para unos 3.300 pisos. / M. R.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

En diciembre, el Ayuntamiento inició los trámites para conectar a la red de saneamiento el encapsulamiento de La Manjoya (donde se almacenaron los suelos más contaminados de la antigua fábrica de explosivos), y no tratar su contenido en Cogersa, como se hace desde 2003. Como informó EL COMERCIO, y en contra de lo alegado en un informe por los técnicos municipales, las analíticas de los lixiviados muestran aún elevados niveles de arsénico que hacen peligroso el proyectado vertido.

El equipo de gobierno, que dio marcha atrás a sus planes iniciales cuando la oposición solicitó acceso a los análisis, suspenderá hoy de forma temporal el contrato para las obras, firmado con la empresa Río Golden.

Los técnicos de Medio Ambiente argumentaron, al aplazar el vertido, que las obras se acometían ahora para coordinarse con las de la red de saneamiento de la urbanización de La Manjoya. Pero insistían en que los resultados de los análisis, que confirman los elevados niveles de arsénico, se debían a «algún defecto en la muestra, pues en el encapsulamiento no se metió este compuesto».

La explicación no convenció. La oposición habló de «irresponsabilidad» y la CHN mostró su preocupación. Lo raro era que los técnicos hablasen de error, porque desde que en 2002 se inició el plan de vigilancia ambiental del encapsulamiento, todos los muestreos han detectado alta presencia de arsénico en las aguas subterráneas.

Los resultados de los análisis también reflejan que, al menos, en dos ocasiones se superaron los límites legales de este veneno, usado como raticida y pesticida en los lixiviados.

Es más, aunque el documento niega que en el encapsulamiento se hayan sellado materiales con arsénico, eso fue precisamente lo que se hizo.

Contaminados

La contaminación de los terrenos de La Manjoya salió a la luz después de que el Consistorio se los comprara a la Unión Española de Explosivos. El equipo de gobierno firmó entonces un convenio con el Instituto Minero y Geológico de España (IGME), dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia, para la recuperación ambiental de los terrenos.

Tras realizar más de 450 calicatas y sondeos, y probar la toxicidad de las muestras en el laboratorio, el organismo determinó ciertas áreas donde «los residuos» no cumplían las condiciones necesarias para ser llevados a un vertedero.

Encontró zonas contaminadas con toluenos, derivados de la dinamita, que mostraron en los ensayos «mutagenotoxicidad», podían causar mutaciones genéticas. Para estos suelos, el IGME recomendó que fueran retirados y llevados «a un depósito de seguridad».

Pero el IGME también halló suelos contaminados por cenizas de piritas, que presentaban altas concentraciones de plomo y arsénico, procedentes de la quema de mineral de hierro para producir ácido sulfúrico en la antigua fábrica de explosivos. Para estos terrenos propuso, y así se hizo, construir un depósito y encerrarlas dentro: el encapsulamiento.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo


Canales RSS