Camín Encantáu

Sendero circular que recorre los tradicionales pueblos del Valle de Ardisana, en un paseo mágico de baja dificultad y lleno de personajes característicos de la mitología asturiana que encantará a niños y mayores

0
453
views
El Nuberu, una de las tallas del Camín Encantáu. :: Nel Acebal

Descripción de la ruta

La ruta comienza en la localidad llanisca de La Venta. Allí, en el aparcamiento, junto a un panel explicativo de la ruta se encuentran las primeras de las trece tallas de madera del escultor Pedro Bueno que acompañarán el recorrido, una iniciativa impulsada por la Asociación La Ablanosa con la colaboración del Ayuntamiento de Llanes. El cartel de la Reunión de los Trasgos recibe así al visitante: “Los trasgos os dan la bienvenida a la ruta encantada. No la llaman así por nada. Está repleta de sorpresas, unas más agradables que otras. Así que tened los ojos bien abiertos y no os salgáis del camino”.

Reunión de Trasgos al comienzo de la ruta :: Nel Acebal

Apenas unos metros más adelante, en la bolera, el Jugador de Bolos advierte: “Los bolos son como la vida. Hay que tener paciencia, serenidad, decisión, y al final, algo de suerte”. Aquí comienza la ruta, que además de estar balizada incluye varios paneles informativos acerca del valle de Ardisana.

Tomamos la carretera a los Callejos. Poco antes de cruzar el río giramos a la izquierda y seguimos la pista que discurre junto al río San Miguel. En el cruce, viramos a la izquierda y después de atravesar la carretera cogemos un sendero que sube a la localidad de Gomezán a través de un bosque de castaños, avellanos y fresnos. Allí está el Sumiciu, el travieso duende del hogar ligado a la desaparición de objetos y personas.

El camino se estrecha y sigue subiendo, con menos pendiente, hasta una panorámica del valle. Bajamos y, a la izquierda, en la localidad de la Malatería, nos espera la talla del Home del Sacu. Tras ver el pueblo y la iglesia de La Magdalena la ruta continúa por la carretera LLN-15 en dirección a Ardisana durante un pequeño tramo, hasta encontrar de nuevo el camino que atraviesa un pequeño bosque donde está El Patarricu, vigilando con su único ojo. Unos metros más adelante, la senda vuelve a ensancharse y aparece el Diañu Burlón.

La pista desciende hasta el pueblo de Villanueva, y poco antes de llegar, en el camino surge el Nuberu, señor de la lluvia. Atravesando la explanada de la iglesia de Santa Eulalia llegamos a un empedrado que desciende hasta el pueblo. Junto a la carretera, a la vera de la Fuente del Caño se encuentra otra talla, el Segador. La senda sigue a la izquierda y atraviesa el pueblo hasta llegar a El Cuélebre.

Al dejar atrás la talla encontramos, a la derecha, una carretera que pasa junto a las escuelas, al lado de las cuales hay una senda empedrada que se adentra en un bosque y continúa al lado de un arroyo en el que espera la Lavandera.

La Lavandera :: Nel Acebal

El camino continúa y algo más abajo de la Cruz de los Garablales encontramos al Busgosu, amo y señor de los bosques.

El camino desemboca en la carretera LLN-14, donde La Manona pide “que se detengan los que no respetan la naturaleza y sus leyes” y permite el paso a “los que aún creen en mundos ocultos y seres mágicos”.

Tras pasar el puente que cruza el río San Miguel, entramos en Riocaliente y alcanzamos la última talla de la ruta, la Castañera. Solo queda volver al punto de partida.

Perfil MIDE

Trazado y desnivel de la ruta

Artículo anteriorPico Pienzu
Artículo siguienteRuta del Alba
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here