El Descenso del Sella deja 327 toneladas de basura en Arriondas y Ribadesella

Varios operarios adecentan la calle Gran Vía de Ribadesella el domingo por la mañana. / NEL ACEBAL
Varios operarios adecentan la calle Gran Vía de Ribadesella el domingo por la mañana. / NEL ACEBAL

Los servicios especiales habilitados en las dos localidades consiguieron que a primera hora de la tarde del domingo apenas quedasen restos de la fiesta en ambas villas

TERRY BASTERRA ARRIONDAS / RIBADESELLA.

Cada año más efectivos. En esas cuatro palabras se resume la labor de los dispositivos de limpieza habilitados por los ayuntamientos de Parres y Ribadesella de cara a la fiesta del Descenso Internacional del Sella. Y es que todas las celebraciones multitudinarias generan gran cantidad de residuos, y la de Piraguas no es una excepción. Entre el jueves y el domingo cerca de 250.000 personas pasaron por las capitales del Sella y ayer se conocieron los datos de recogida de basura durante estas jornadas. En Ribadesella se acumularon 223 toneladas de desperdicios, frente a las 104 de Arriondas. En total 327 toneladas.

En el caso de la villa de Agustín Argüelles la cifra es mayor a la del pasado año, cuando se contabilizaron 188 toneladas. El concejal Enrique Gancedo explica que, pese a que este año ha habido un menor número de 'selleros' que acudieron a las dos zonas de acampada habilitadas por el Ayuntamiento en el Praú de San Juan y en La Mediana, la cifra ha sido mayor ya que «mucha gente que tiene segunda residencia en Ribadesella y que en años anteriores esperaba a que pasase el Sella para acudir a Ribadesella, en esta edición sí que han venido». Otra prueba más de que esta fiesta tiende cada año a ser más familiar y cívica, en lugar del 'desmadre' que la caracterizaba años atrás. Incluso hubo negocios hosteleros que dejaron las mesas en la calle por la noche, algo impensable hace no tanto tiempo.

Gancedo explicó que el operativo de limpieza habilitado en Ribadesella para esta edición de Piraguas se acercaba a las 200 personas, las cuales comenzaban su jornada laboral a las 7.30 horas. Esto hizo que la villa luciese limpia a mediodía, como ocurrió el domingo. En la mañana de ayer tan solo restaba por limpiar la zona donde se habían emplazado las atracciones de feria, actuación que se acometió durante la tarde.

En Ribadesella casi 200 personas se encargaron de dejar la villa limpia en la mañana del domingoEn Arriondas se trabajó ya desde el sábado a la mañana y a la tarde, además del domingo

En Arriondas el personal de limpieza era más reducido, pero igual de efectivo. La treintena de operarios y los tres camiones de baldeo habilitados que se dedicaron a esta labor actuaron el sábado ya por la mañana y por la tarde, y el domingo de nuevo por la mañana para dejar la villa impecable a las 13 hora del domingo. Según los datos facilitados por el concejal parragués Álvaro Palacios, se recogieron 85 toneladas de basura orgánica, 16,2 de vidirio, 1,506 de papel y cartón y 1,266 de envases. Palacios destacaba que varios vecinos y la propia asociación de comerciantes local habían trasladado al Ayuntamiento parragués su satisfacción por el buen funcionamiento del operativo y la prontitud con la que dejaron limpia Arriondas. Y es que mientras hace años se tardaba casi una semana en que las villas del Sella recuperasen su imagen habitual tras las Piraguas, este 2017 se ha conseguido que el domingo ambas localidades volviesen a su estado normal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos