Piragüismo

Escándalo en el Sella tras comprobar el CODIS que hubo «sabotaje» en uno de los cepos

Los organizadores tienen como prueba un vídeo en el que se observa a dos personas (con gorra), supuestamente, manipular el cepo. / N. A.

Varios vídeos muestran a dos personas forzando el cierre que sujetaba las palas de un grupo de K-1 y K-2 cabezas de serie durante la salida

L. RAMOS / J. L. CALLEJA

Las aguas del Sella bajan turbias. Tras conocerse que un canoista hizo trampas durante la celebración de una de las pruebas del 81 Descenso Internacional, ayer estallaba otra ‘bomba’ relacionada con el popular evento. Y es que a última hora de la tarde del sábado, la organización hizo público un comunicado que pronto corrió como la pólvora por las redes sociales, confirmando los rumores que corrían entre los aficionados desde el mismo día de la competición: uno de los cepos de salida se saboteó, al abrirse varios segundos antes que el resto.

Según explicó el juez árbitro del Descenso, el riosellano Carlos Piélagos, él mismo fue testigo de cómo uno de los cepos se abría antes de tiempo, permitiendo que varios deportistas de K-1 y K-2 cabezas de serie corriesen hacia sus embarcaciones con unos segundos de ventaja respecto a sus competidores. «Lo estipulado es esperar a que finalice el himno de Asturias, pero cuando vi que varios piragüistas salían corriendo cuando aún quedaban dos minutos, tuve que dar la salida», relataba ayer el director técnico de la prueba a ELCOMERCIO.

En un primer momento, desde la organización, sospecharon que el responsable del cepo se pudo haber puesto nervioso, cometiendo un error, por lo que iniciaron una investigación para llegar al fondo del asunto. Cuál fue su sorpresa cuando comenzaron a llegar a sus manos varios vídeos grabados por aficionados y personas que se encontraban entre el público en los que se ve «perfectamente» cómo dos personas fuerzan una de las barras que sujetan las palas de los deportistas. «En las imágenes se distingue a dos hombres, dos cangueses relacionados estrechamente con el mundo del piragüismo, agachados junto al cepo número 4 y se ve cómo lo fuerzan para abrirlo antes de tiempo», relató Piélagos.

Además de remitir el correspondiente informe a las federaciones asturiana y española, desde el Comité Organizador del Descenso del Sella están barajando la posibilidad de iniciar acciones legales. Por lo pronto, está previsto que a lo largo de la jornada de hoy varios responsables del organismo mantengan una reunión con uno de los implicados, quien dice estar «absolutamente arrepentido».

Los técnicos y árbitros de la investigación consideran que la del pasado 5 de agosto fue «una acción antideportiva y premeditada, pues ambos implicados están en una zona donde no está permitido que haya nadie más que los deportistas y los responsables de los cepos». Pero es que, además, «están agachados y cubiertos con gorras, uno de ellos incluso lleva una pala, quizás con la intención de pasar por un competidor, y ellos mismos confesaron lo sucedido», agregaron fuentes del proceso.

Pudo anularse la prueba

Juan Manuel Feliz, presidente del CODIS, comentó ayer a EL COMERCIO que «buena parte de las 25 embarcaciones que controla el cepo tuvieron una ventaja entre cinco y ocho segundos, pero en caso de que hubiese sido mayor este tiempo estaríamos hablando de haber suspendido los resultados del Sella, que es algo muy grave».

El máximo responsable de la fiesta de las piraguas añadió que «estamos hablando con todas las partes, por lo que lo primero será emitir un informe de nuestro comité de técnico para dar traslado a la Federación Española, que es el órgano que dictará las sanciones deportivas». Asimismo, según Feliz, «el Codis tiene previsto poner una denuncia en el juzgado con todas las pruebas que tenemos, porque no podemos pasar esto por alto».

Embarcación ilegal

Por otra parte, la Cultural de Ribadesella denunció que un K-2 mixto del Oviedo Kayak participó de forma ilegal al estar compuesta por un palista español y una piragüista holandesa. El club ovetense retiró la matrícula un día antes, pero ambos bajaron el río y lo abandonaron unos metros antes de la llegada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos