Busto lo vio el Descenso del Sella desde la carretera y Manchón desde su casa

Manolo Busto, que siguió la carrera en moto, espera la llegada de los palistas. :: DAMIÁN ARIENZA/
Manolo Busto, que siguió la carrera en moto, espera la llegada de los palistas. :: DAMIÁN ARIENZA

Busto y Manchón sigueron la prueba en moto y por televisión. Los compañeros que apoyan su lucha esperan que puedan competir pronto

J. L. CALLEJA

El 81 Descenso Internacional del Sella tuvo en la mañana de ayer otra versión bien distinta en el caso de Manolo Busto y Beatriz Manchón. El palista maliayo y la piragüista sevillana no pudieron palear con los piragüistas absolutos, como ellos pretendían, al negarles de nuevo la organización de la fiesta de las piraguas su participación. Y ya van dos veces. En su cruzada por reivindicar que una mujer pueda competir en categoría sénior masculina -o lo que es lo mismo, que se cree una categoría absoluta en la que se tenga en cuenta a las embarcaciones mixtas-, ambos vivieron la carrera desde una perspectiva muy diferente a los que tomaron el río en su kayak con la esperanza de que en 2018 puedan estar en la salida en Arriondas entre los grandes favoritos al triunfo. Beatriz Manchón vio la tradicional prueba desde su domicilio de Corvera con su familia a través de la televisión. «Fue uno de los 'Sellas' más disputados, aunque con la incógnita del porteo de la Boticaria, pero se cumplieron casi todas mis quinielas, con los vencedores Bouzán y Fiuza , Alberto, Tono y José y Amaia y Tania, por lo que doy mi enhorabuena a todos ellos».

Por su parte, Manolo Busto siguió en moto con mucho interés la popular carrera en piragua a lo largo de su recorrido desde Arriondas. A buen seguro que recordó la edición de 2004, cuando en el porteo de la Boticaria Julio Martínez y Emilio Merchán, le ganaron a él y al palista vasco Oier Aizpurúa.

Tanto Busto como Manchón reciberon ayer apoyos un importante número de palistas que participaron en Sella. El primero en romper una lanza en favor del asturiano y de la andaluza fue el gran protagonista del día: el riosellano Walter Bouzán. El ocho veces campeón del Descenso Internacional destacó que «no tengo ningún inconveniente en que Bea participe en la categoría sénior y salga como cabeza de serie, pues faltaría más». Y explica que «hay dos versiones, la del Codis y la del Sella, pero está claro que en un futuro hay que cambiar el reglamento. No veo por qué no pueden salir con nosotros y que disputen la victoria». Preguntado sobre si no queda bien que gane una chica, el de Llovio lo reconoce, pero advierte que «a veces hay titulares engañosos, pero no me gusta meterme en temas de machismo y femenismo, porque todos se suben al carro y es un tema que es delicado».

También se pronunciaron sobre el polémico asunto la navarra Amaia Osaba y la gallega Tania Martínez, que ganaron en el K-2 femenino. La palista de Pamplona afirma que «tarde o temprano se conseguirá que una mujer compita en la categoría sénior, porque es algo que está reglamentado en la Federación Española y tiene que abrirse la competición a esa posibilidad». Su compañera también es de la opinión de que «tenemos que tener esta opción y poder entrar ahí en función del nivel que demos». Asimismo, Tania Fernández, vencedora en el K-1 femenino, manifestó que «cada uno tiene su parte de razón y hay que buscar una categoría absoluta para dejar que una mujer se la juegue en una contrarreloj previa, por lo que espero que se solucione».

Así las cosas, a Manchón y a Busto les espera el Sella en 2018. Por falta de apoyos no será.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos