«Aquí encuentras trabajo en dos días»

Argentina posa con los grandes rascacielos de Ciudad de Panamá al fondo.
Argentina posa con los grandes rascacielos de Ciudad de Panamá al fondo. / E. C.
  • Llegó a la Oficina Comercial de la Embajada Española con una beca del Idepa en enero y estará allí hasta que acabe el año

  • Argentina García, de Lugo de Llanera, vive en Panamá

En enero se subió a un avión con abrigo y botas y desde que se bajó no sabe lo que es una chaqueta. Es más, hasta la echa de menos. Argentina García, 24 años, natural de Lugo de Llanera, vive desde entonces en la capital de Panamá un «punto de inflexión» en su vida y una experiencia profesional única.

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Oviedo, realizó el Máster en Transporte y Gestión Logística que se imparte en la Laboral. Tiene una duración de dos años y los últimos seis meses son prácticas. De forma paralela, se presentó a las pruebas de selección del Instituto de Desarrollo Económico del Principado (Idepa) para optar a una de las becas para trabajar como técnico de comercio exterior en la Embajada de España en Panamá. Fue pasando pruebas y fue una de las seis personas elegidas. «Es una gran oportunidad para diversificar y meterme en el mundo del comercio internacional y, a la vez, poder avanzar en el conocimiento de la logística y transporte aquí, en el Canal de Panamá».

Para sus perspectivas profesionales está en el mejor lugar posible. En él se quedará hasta que acabe el año. Después su objetivo es volver a España, aunque nunca se sabe. Entre otras razones, porque allí el empleo abunda. «Aquí encuentras trabajo en dos o tres días, solo hay un 4% de paro, la gente cualificada que viene de Europa no tiene ningún problema», revela. Ella llegó ya con su puesto en la Embajada, pero son muchos los españoles que acuden al país centroamericano en busca de lo que España no ofrece. Es Panamá un país de oportunidades en todos los sentidos y ella lo sabe bien porque lo advierte a diario en su trabajo. «La Oficina Comercial sirve de apoyo a empresas españolas que quieren exportar o instalarse, nosotros buscamos socios, hacemos estudios de mercado, solventamos cualquier duda sobre internacionalización», detalla. Ese es su día a día.

Pero el país tiene su cara B. Está el calor, que aprieta, y está todo lo demás. «Es un gran cambio en todos los sentidos», relata Argentina, que habla de ese ritmo caribeño que a veces «te hace perder la paciencia» y de esos contrastes entre los grandes rascacielos y la ausencia de aceras por las que caminar, entre el lujo y la miseria. «Siguen tirando los residuos al mar, así que no te puedes bañar». Todo se hace a lo grande, pero al tiempo se obvia lo más chico. Los servicios sociales o la sanidad universal son poco menos que utopías. «La gente malvive, nosotros vivimos en la burbujita, yo siempre digo que vivimos un poco con los ojos cerrados». En el momento en el que se abren se advierte una realidad no siempre cómoda: «Les quedan tantas cosas por hacer, les queda un mundo para llegar a lo que es Europa». Y eso que el país crece a un ritmo anual -el pasado año del 6%, el 8% los anteriores- que ya quisiera para sí España.

Tiene pros y contras, pero también una ubicación privilegiada Panamá, que permite viajar a un buen número de países próximos. Argentina está hoy en México. Ha sido su primera salida exterior, pero sabe que habrá más. «La verdad es que es una pasada, es un sitio privilegiado, tengo previsto ir a Costa Rica, a Cartagena». No volverá a España hasta que concluya su beca. Espera visitas, y con ellas solventará las añoranzas de siempre, empezando por la familia y sin olvidarse del jamón. «Aquí solo se come pollo con patacones y fritangas, el otro día comimos con el embajador de España, hicieron una paella y casi se me saltan las lágrimas».