El Comercio

El Papa sustituye al obispo de Mallorca acusado de mantener una relación con su secretaria

Javier Salinas, el hasta ahora obispo de Mallorca.
Javier Salinas, el hasta ahora obispo de Mallorca. / AGENCIAS
  • Su puesto lo ocupará el hasta ahora obispo auxiliar de Barcelona, Sebastià Taltavull

El obispo auxiliar de Barcelona, Sebastià Taltavull, que hoy ha sido nombrado por el Papa administrador apostólico del obispado de Mallorca, ha afirmado que ejercerá su labor "para todos, sin ninguna excepción, creyentes y no creyentes" y que quiere ser un pastor "ni exclusivo ni excluyente".

En una rueda de prensa acompañado por el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, y por el cardenal emérito Lluís Martínez Sistach, Taltavull ha eludido comentar los motivos que han llevado al relevo del hasta ahora obispo de Mallorca, Javier Salinas, acusado de mantener una relación sentimental con su secretaria.

Sin embargo, Taltavull ha confesado que le une a Salinas una gran amistad "de toda la vida" y ha dicho que "soy incapaz de juzgar y creo que no hemos de hacerlo, el Papa ha aceptado su renuncia y hemos de atenernos a ello, ser respetuosos y humanos".

Taltavull, que tiene desde hoy todas las atribuciones de un obispo para regir la diócesis de Mallorca hasta el nombramiento de un nuevo obispo para la isla, ha remarcado también que la Iglesia debe agradecer a Salinas su trabajo en la renovación de la catequesis y ha considerado que hizo un buen trabajo como obispo en las diócesis en que estuvo destinado.

El arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha dicho sobre el caso Salinas que "todos tenemos virtudes y defectos" y ha señalado que desconoce la labor que ha hecho en Mallorca porque: "quizá soy el único español que no he estado nunca en Mallorca, aunque espero que ahora el obispo Sebastià me invite a ir a comer una ensaimada".

Omella si ha dicho que conoce a Salinas porque ambos están en la Conferencia Episcopal Española y que le parece "un hombre excelente". EFE

fjn/ce/mlb