El Comercio

Entrega a su hija de diez años a un violador a cambio de una botella de vodka

El presunto violador, tras ser detenido.
El presunto violador, tras ser detenido. / MIRROR
  • La pequeña fue encontrada por un transeúnte ensangrentada y llorando

Una botella de vodka y 100 rublos (poco más de un euro) es el pago que obtuvo una mujer en la ciudad rusa de Vyazemsky a cambio de su hija de diez años. El 'comprador' fue un violador quien no tuvo reparos en reconocer a la policía que podía hacer con la menor lo que quisiera porque la había comprado.

La pequeña fue encontrada por la calle totalmente consternada, llorando y con las piernas ensangrentadas. Un transeúnte acudió en su auxilio y ésta le confesó que había sido violada. Pero la historia era mucho más escabrosa de lo que su salvador podría esperar. Cuando la policía acudió al lugar de los hechos e interrogó a la madre de la menor, ésta dijo sin reparo que había realizado el intercambio. Es más, según recoge Mirror, la progenitora estuvo presente durante la violación y permitió que el delincuente siguiese haciendo daño a la pequeña. Después de recuperarse de sus heridas, la menor ha sido puesta a cargo de los asuntos sociales de Rusia.