El Comercio

Un ingeniero se opera a sí mismo harto de esperar quince años para ser intervenido

Imagen de archivo de instrumental médico.
Imagen de archivo de instrumental médico.
  • Graham Smith diseñó las herramientas para extirpar un trozo de nylon que los sanitarios habían dejado en su estómago en una anterior operación

Quince años esperando una intervención quirúrgica son demasiados años, especialmente si, como consecuencias, se están sufriendo fuertes dolores abdominales. Eso fue lo que le pasó al ingeniero británico Graham Smith quien, harto de permanecer en una lista de espera durante meses, decidió intervenirse él mismo.

Smith, a quien los sanitarios había dejado un trozo de nylon en su estómago durante una intervención anterior, empezaba a encorvar su cuerpo hacia la izquierda como consecuencia del dolor que esta negligencia le estaba provocando. No obstante, al no suponer un riesgo para su salud, la esperada intervención se retrasaba. Tanto que un día decidió poner solución por sí mismo. Con las herramientas de titanio de su amigo dentista diseñó las suyas propias, deshizo los nudos de sutura de la anterior operación y extrajo los 8 milímetros que contenía en su intestino.

«Al principio, hubo un poco de sangre, pero yo estaba seguro de lo que estaba haciendo», explica. Por su parte, el Colegio Oficial de Cirujanos de Reino Unido rechazan los procedimientos quirúrjicos de este tipo. En un comunicado advierten que «si se intenta realizar la autocirugía sin formación quirúrgica, existe un alto riesgo de que el procedimiento pueda ir mal, o dañar otra parte del cuerpo. También hay una granposibilidad de infección».