El Comercio

Una empresa china obliga a sus empleadas a besar al jefe cada mañana al llegar a la oficina

  • Según el jefe, esta práctica ayuda a crear un vínculo más estrecho entre los empleados y sus superiores

Una empresa china obliga a todas sus empleadas a besar a su jefe cada mañana antes de empezar a trabajar. Se ponen en fila y besan a su jefe antes de comenzar la jornada, de 9:00 a 9:30. Las imágenes se han propagado en Internet y muchos usuarios se preguntan cómo pueden seguir trabajando en la empresa.

Las empleadas denunciaron hace meses esta condición laboral a través de un vídeo que recoge la escena, que se ha ido difundiendo por las redes sociales.

"¿Cómo es posible que las trabajadoras acepten eso? ¿Lo saben sus novios o maridos?", se preguntaba indignado un usuario de la red social weibo, muy popular en China.

Según el jefe, esta práctica ayuda a crear un vínculo más estrecho entre los empleados y sus superiores. Además dice que algunas de las trabajadoras lo echan de menos ya que le envían mensajes al móvil. Según explicó, se le ocurrió la idea durante una visita a una empresa en Estados Unidos.