El Comercio

Felipe López, en uno de sus últimos viajes.
Felipe López, en uno de sus últimos viajes. / E. C.

Felipe López, el asturiano ahijado del Rey: «Los políticos son un poco cansinos»

  • «Si hay elecciones, serían el día de mi cumpleaños y ya me tocó ser presidente de mesa la última vez. Ahí sí que me cabrearía»

Ser el ahijado del Rey de España no es cualquier cosa. Y Felipe López Suárez ha intentado estar a la altura desde que, allá por 1990, a Graciano García se le ocurriese que sería buena idea que el entonces Príncipe de Asturias apadrinase al primer niño que naciese en San Esteban de Cuñaba (Peñamellera Baja), Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias de aquel año. Dicho y hecho. Hoy, un cuarto de siglo después, el Felipe asturiano lo ha demostrado con creces: licenciado en Derecho y Dirección y Administración de Empresas por la Universidad de Comillas-ICADE con un expediente notable tras conseguir una matrícula de honor en segundo de Bachillerato y un 8,9 en la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), trabaja en un bufete de abogados en Madrid, y parece un hombre cabal y sincero.

No le costó encontrar trabajo. No. Terminé Derecho y ADE en junio de 2014 y en septiembre empecé a trabajar en el despacho.

¿Pone en su currículum de quién es usted ahijado?

(Risas) No. En el currículum no lo tengo. De hecho, mis jefes no lo sabían. Pero tengo una compañera que es de Oviedo y acabó saliendo.

¿Y sus amigos lo saben?

Todos. Al fin y al cabo, llevo apareciendo en el periódico toda la vida. Es un poco difícil de ocultar.

Don Felipe lo llamaba para preguntarle por sus estudios y lo animaba a seguir «a ese ritmo».

Sí. Hablamos por teléfono y siempre nos vemos con motivo de los Premios. Hace cuatro años que empecé a ir a la ceremonia en el Campoamor. Y, el sábado por la mañana, mi familia y yo tendremos una audiencia privada con ellos. Como todos los años.

Menuda responsabilidad, ¿no?

Antes sí que sentía un poco más esa responsabilidad. Cuando estaba estudiando. Ahora ya me he relajado un poco. No sé si para bien o para mal.

Lo malo de todo esto es que nunca le han dado el bollo...

Nunca lo tuve, pero es que en mi familia tampoco nos lo damos. Yo nunca le mandé una palma ni nada por el estilo. Pero mis primos tampoco a sus padrinos y madrinas.

¿Tiene algún premiado favorito?

Pues este año no. El año pasado sí que estaba fascinado por Coppola.

¿Cómo ve a don Felipe en su papel de Rey?

«Los políticos son un poco cansinos»

Yo creo que lo está haciendo bastante bien. Por el ambiente, por lo que hablaba con mis amigos, tenía la sensación de que la gente pensaba que sería bueno un cambio. Nos vino bien.

¿Y a doña Letizia?

A Letizia la conocemos desde el año en el que se casaron. La audiencia es con los dos. Y las experiencias que he tenido con ella han sido buenas. Es muy maja. Con los dos tenemos un trato cercano. Siempre se preocupa por saber cómo estamos, por cómo les va el trabajo a mis padres, por cómo le van a mi hermano los estudios...

¿Y además de estudiar y trabajar qué más le gusta hacer?

Soy más de salir que de quedarme en casa. De hacer planes y pasar poco por casa. Porque, al fin y al cabo, tampoco tengo mucho tiempo libre. Y eso, tanto de día como de noche. No me dedico solamente a salir de fiesta. También me gusta aprovechar el día porque en Madrid se pueden hacer un montón de cosas.

Quizá algún día se encuentre con Froilán.

(Ríe) Yo no suelo pasar por el Joy Eslava, de donde creo que él era relaciones públicas, pero puede ser porque, al final, en Madrid, las discotecas son las que son y te puedes encontrar tanto con él como con un futbolista o con cualquier otras persona.

¿Cómo calificaría e la situación política española?

Llega un punto que ya están resultando cansinos. Porque, si ya hemos votado una vez y ha salido un resultado, hemos votado otra vez y ha salido el mismo resultado, igual es porque la gente no ha cambiado su parecer. Y entonces los que tenéis que cambiar sois vosotros. Solamente sé que, si hay terceras elecciones, serán el día de mi 26 cumpleaños y ya me tocó ser presidente de mesa en las últimas, así que espero que no me vuelva a tocar otra vez. Entonces sí que ya me cabrearía de verdad. Sería la leche tener que soplar las velas en la mesa electoral (Risas).

¿Tiene esperanzas en que Javier Fernández desbloquee las cosas?

A ver si soluciona algo. Por lo menos, todo el mundo habla bien de él. Eso es lo que se comenta, que es una persona con cabeza. Al fin y al cabo, en el PSOE tiene un puesto significativo. Es uno de los grandes barones, ¿no? Pues a ver si se desbloquea esto, ya. Tendrán que tirar de diálogo.

¿Hay en su familia algún republicano que meta baza en la cena de Nochebuena?

(Ríe) Es un tema que no hemos hablado. Que yo sepa, ni hay unos que dicen 'Arriba España, arriba el Rey' ni otros de 'Arriba la República'. No hay extremos ni por un lado ni por el otro.

¿Qué le parecen las manifestaciones que se organizan a las puertas del Campoamor?

Cada uno es libre de tener un pensamiento u otro. Pero, a veces, también pienso que los Premios pueden tener una repercusión económica positiva para Asturias. Y esa imagen puede perjudicar un poco. Al fin y al cabo, son unos premios que tienen cierto reconocimiento internacional y que atraen a personas muy importantes. Por ejemplo, a Woody Allen diciendo que estaba enamorado de Asturias. Entiendo que es un desembolso importante que tiene repercusiones positivas. Pero cada uno es libre de manifestarse en contra de lo que quiera.

¿Qué hacemos con Cataluña?

Paso palabra.

¿Y con Urdangarin?

Prefiero no emitir opinión.

¿Y con el paro?

Tengo amigos que viven en Gijón que comentan que allí es difícil conseguir trabajo. Es preocupante y creo que hay que abordarlo. ¿Cómo? No tengo ni la más remota idea.

¿Y con la corrupción?

¡Madre mía. Nunca me habían hecho estas preguntas! Tenemos un problema grave con la corrupción. Quizá antes, en época de vacas gordas, la gente no se quejaba tanto. Y tampoco se sabía tanto... Tenemos que encontrar una solución justa para que no vuelva a repetir.

Como experto en economía, ¿estamos saliendo de la recesión?

Sí que es verdad que se nota cierta mejoría, pero queda bastante.

Pregunta de Trivial: ¿cuál es el Pueblo Ejemplar de este año?

Uf. Sé que está en el Occidente, por la zona de Taramundi...

¿Se lo digo? Los Oscos.

(Risas) ¿Ves? Yo sabía que iba para el Occidente.