El Comercio

¿Quién es el hombre del cartel en defensa de las mujeres?

¿Quién es el hombre del cartel en defensa de las mujeres?
  • Su imagen, con el torso desnudo en una manifestación contra la violencia machista en Santiago de Chile, ha sumado muchos reconocimientos. Sin embargo, podría no predicar con el ejemplo

Seguro que, a estas alturas, la mayor parte de los usuarios de Facebook ya conocen esta imagen. Se tomó en una manifestación en Santiago de Chile contra los feminicidios. A ella habían acudido unas 100.000 personas que se sumaban a otros actos de protesta llevados a cabo en los últimos meses en ciudades como Buenos Aires, Ciudad de México, Santiago de Chile, Sao Paulo bajo los lemas #NiUnaMenos o #VivasNosQueremos.

Entre los manifestantes se puede ver a un hombre que, con el torso desnudo, elevaba un cartel con el siguiente lema: «Estoy semidesnudo, rodeado del sexo opuesto... Y me siento protegido, no intimidado. Quiero lo mismo para ellas». Rápidamente, la foto dio la vuelta al mundo a través de las redes sociales elogiando el ingenio del hombre y la firme defensa que hacía de las mujeres. Sin embargo, lo que los internautas no tuvieron en cuenta es que, probablemente, ese hombre, identificado como Felipe Garrido, podría no estar predicando con el ejemplo, sino con una simple pancarta.

Tan pronto como la foto se hizo viral y empezó a aparecer en los medios de comunicación, una mujer llamada Francesca Palma se apresuró alertar a los usuarios de las redes de que ese hombre, que tantos reconocimientos estaba cosechando, era un maltratador.

«Yo soy madre de la hija que nació de la relación con este individuo, que dice defender nuestros derechos, que por años ha destruido la vida de mi hija y la mía, por la que yo llevo cicatrices en mi cuerpo y en mis recuerdos, al que no le importa que su hija tenga de comer, que tenga estudios, que tenga salud, este mismo hombre que no paga pensión, este mismo hombre es el que ha provocado la depresión que afectó a mi hija por muchos años por culpa del maltrato psicológico que le ha dado, sin ir más lejos ayer le correspondía visita y envió un mensaje diciendo que no podía ir a buscarla porque ayer tenía que trabajar, ahora todos sabemos que era para ir a la marcha y no por trabajo. Se desapareció un año, luego llegó diciendo que yo no lo dejaba ver a su hija y trató de que me metieran a la cárcel en reiteradas ocasiones, tribunales no le dio en el gusto y nos envió a terapia de la cuales nunca se hizo partícipe y sigue haciéndole un daño a mi pequeña hija que incluso a hecho dormir en el suelo en un colchón inflable mientras él duerme en una cama. Por favor difundan y no crean todo lo que ven».

Facebook no se quedó indiferente. Han sido muchos los que, sorprendidos por lo que Francesca contaba, se quisieron solidarizar con ella y enmendar lo que podría ser un nuevo error de las redes sociales. Su mensaje ha sido compartido cerca de 40.000 veces y suma más de 7.000 comentarios. El debate está abierto.