El Comercio

El campeón del Sella se casa

  • La playa de Santa Marina fue testigo del enlace en el que estuvieron muy presentes las alusiones al deporte que unió a la feliz pareja

Como no todos los días se casa un Campeón del Sella, el de ayer fue un sábado muy especial en la villa riosellana. La playa de Santa Marina fue el escenario elegido por Walter Bouzán Sánchez y Cristina Tejo Ampudia para darse el 'sí quiero'. Él, bombero, piragüista de élite y nueve veces campeón del Sella. Ella, esteticista, hija del piragüista Javier Tejo, antaño presidente de La Cultural y sobrina de Carlos Tejo, el que fuera vicepresidente del Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella. El mundo de la piragüismo se abrazaba y reunía en torno a un banquete nupcial que nadie se quiso perder.

La ceremonia civil estuvo oficiada por el concejal Jorge Núñez, otro deportista local especializado en espeleología y barranquismo. Fue el encargado de presidir un rito en el que no faltaron los presentes y las intervenciones por parte de los invitados, ni la música en directo aportada por el grupo catalán The Flaming Shakers, la mejor banda tributo a The Beatles de Europa.

También estuvo cargado de detalles piragüísticos. Entre ellos, una puerta de troncos con arreglo floral y dos palas cruzadas que sirvió para enmarcar a la pareja. Este pórtico era el centro de un círculo de sillas habilitadas para acoger a los invitados más cercanos a los contrayentes. Además, un rústico panel de madera con otros ocho remos servía para distribuir a los comensales en sus correspondientes mesas y un pupitre con cucuruchos cargados de flores secas aportaba la salpimienta final. Todo ello por obra y gracia de la empresa gijonesa Cásate con Imaginación.

El banquete se celebró en el Gran Hotel del Sella, un emblemático establecimiento local que acumula más de medio siglo de experiencia y por el que han pasado la inmensa mayoría de las parejas riosellanas. Su terraza exterior, a pie de playa, acogió la ceremonia. Los salones contiguos e interiores, el banquete. Larga fue la tarde y aún mas la noche. Walter y Cristina se lo merecían. Su historia de amor comenzó hace más de veinte años y juntos la han vuelto a recuperar para darle continuidad y llenarla de abundancia y prosperidad.