El Comercio

Le niegan la quimioterapia y le ofrecen pastillas para un suicidio asistido a cambio

Stephanie Packer, con su familia.
Stephanie Packer, con su familia.
  • Esta mujer de 33 años y cuatro hijos ha decidido contar su historia después de tres años luchando para que su aseguradora le ayudase a no tirar la toalla

Con 33 años y cuatro hijos, Stephanie Packer lleva tres años enfrentando a la muerte y a un seguro médico que, en lugar de facilitarle el camino, la invita a tirar la toalla. Diagnosticada de la enfermedad autoinmune esclerodemia en 2012, esta joven recibió un año después la noticia de que nada se podía hacer para salvar su vida. Sin embargo, ella quiso luchar, encontrándose en ese momento con la oposición de su compañía de seguros, la cual se negó a pagarle los medicamentos de quimioterapia y le ofreció a cambio pastillas para un suicidio asistido.

Cansada de la negativa por parte del seguro a ayudarla, Stephanie ha decidido hacer pública su historia que recoge, entre otros medios, New York Post. Asegura que quiere disfrutar al máximo de lo que le queda de vida y darle una lección a sus hijos: «Quiero que vean que la muerte es parte de la vida»