El Comercio

De vagabundo drogadicto a millonario

Khalil Rafati ha cambiado su vida por completo en unos años
Khalil Rafati ha cambiado su vida por completo en unos años / (Instagram/ iforgottodiebook)
  • Khalil Rafati estuvo a punto de morir por culpa de la heroína y quince años más tarde tiene su propia cadena de smoothies

Khalil Rafati estuvo a punto de morir en 2001 por una sobredosis. Estaba metido en una espiral de drogas y perdición que le hicieron tocar fondo. Hoy, este hombre de 46 años es propietario de SunLife Organics, una cadena de zumos muy exitosa de Los Ángeles nacida en Malibú.

Pero antes fue adicto a la heroína y vivía en la calle. Incluso ingresó en prisión. Las relaciones de Rafati con las drogas van más allá de su propia persona. "Perdí a mi madre a los 17 años de una sobredosis", cuenta. Entonces, empezó a vender cocaína.

Pero al tocar fondo se esforzó para salir de ese agujero y cambiar su vida por completo. Quince años más tarde Khalil es un millonario hombre de negocios gracias al éxito de sus zumos caseros.

Khalil Rafati tiene su propia cadena de zumos naturales: SunLife Organics

Khalil Rafati tiene su propia cadena de zumos naturales: SunLife Organics / (Instagram/ iforgottodiebook)

Su historia la ha convertido en un libro: ‘I forgot to die’ (‘Se me olvidó morir’). Con esta obra pretende ayudar a otros que hayan perdido la esperanza de triunfar, como le pasó a él cuando consumía heroína. "Yo toqué el fondo de los fondos, no podía llegar más abajo", comenta Khalil en una entrevista con The New York Times.

En cuanto dejó de lado las drogas se dedicó a tener una vida saludable. Empezó a preparar unos zumos naturales para fortalecer a los pacientes de una clínica de rehabilitación. Esos smoothies fueron triunfando en Malibú poco a poco hasta el punto de que venían personas ajenas a las drogas a comprar los zumos de Rafati.

Best birthday ever!!!

Una foto publicada por I Forgot to Die, Khalil Rafati (@iforgottodiebook) el

Al ver que tenía un gran producto entre las manos pidió un préstamo bancario para abrir su propio negocio. Con trabajo, ilusión y dedicación fue expandiendo su negocio hasta tener su propia cadena, SunLife Organics, con seis locales en Los Ángeles. Incluso, para seguir ayudando a la gente que quiere salir del mundo de las drogas, Khalil Rafati contrata en sus negocios a personas que están en la situación por la que él pasó antes.