El Comercio

Implantan pruebas de ADN canino para asociar los excrementos de la calle con los dueños

Implantan pruebas de ADN canino para asociar los excrementos de la calle con los dueños
  • El personal de la empresa de limpieza viaria recogerá las muestras, que enviará al laboratorio para comparar resultados. La Policía Local se encargará de custodiar el procedimiento

Acabar con los excrementos caninos en la vía pública. Ese es el objetivo de una iniciativa pionera puesta en marcha por el Ayuntamiento de Mislata (Valencia) que consiste hacer una prueba genética a las mascotas para asociar los residuos que se encuentren en la calle con el titular del animal.

El proyecto se pondrá en marcha el 14 de noviembre, fecha elegida para comenzar a distribuir, de forma gratuita, tickets con los que los dueños podrán hacer las pruebas a sus mascotas, obligatorias según la ordenanza municipal de tenencia de animales. Las cinco clínicas veterinarias de Mislata, que además se han comprometido a colaborar en la creación del banco de ADN mediante las pruebas genéticas a los canes, colaboran en la iniciativa.

El Gobierno local subvenciona el coste íntegro de los análisis hasta final de año, tanto de los dueños de los perros ya inscritos en el censo como del resto, mientras que a partir del 1 de enero de 2017 correrán por cuenta de los propietarios.

La muestra de ADN que se extrae en estas sencillas pruebas servirá para poder asociar los excrementos hallados en la vía pública con el dueño del perro responsable de dicha deposición.

Para ello, el personal de la concesionaria que realiza la limpieza viaria recogerá una muestra de cada excremento que encuentre en las calles del municipio para enviarla al laboratorio. Los resultados se confrontarán con el banco genético para determinar con exactitud tanto el nombre del perro como el de su dueño. Además, para que el procedimiento tenga validez, la Policía Local garantizará en todo momento la cadena de custodia, desde la recogida hasta su llegada al laboratorio.

El Ayuntamiento ha recordado que las sanciones por no recoger las deposiciones fecales son de 200 euros y que propietarios que no tengan censados a sus perros recibirán una multa superior, de 300 euros, y un plazo máximo de un mes para cumplir este trámite de forma obligatoria.