El Comercio

Un gallego compra tabaco y descubre una foto suya, hospitalizado, en la cajetilla

El vecino de Boiro muestra una cajetilla con su presunta imagen.
El vecino de Boiro muestra una cajetilla con su presunta imagen. / C. Queijeiro (La Voz de Galicia)
  • Este vecino de Boiro, de 54 años, ha presentado una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de esta localidad coruñesa asegurando que la persona que sale en la imagen es él, sin que haya dado permiso alguno para su difusión

Fue a comprar tabaco como cada día y, al coger la cajetilla, no podía dar crédito a lo que estaba viendo. Ahí estaba él, sedado e intubado, en una fotografía con la que las autoridades sanitarias tratan de concienciar sobre los perjudiciales efectos del tabaco en la salud. El susto se lo llevó un vecino de Boiro, de 54 años, que ha presentado una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de esta localidad coruñesa asegurando que la persona que sale en la imagen es él, sin que haya dado permiso alguno para su difusión.

Según ha relatado a La Voz de Galicia, la fotografía correspondería a su hospitalización en el Clínico de Santiago para ser sometido a una operación por problemas de espalda, que obligaron a implantarle varias prótesis de titanio. «Fue hace tres años y la sacaron mientras estaba en el preoperatorio, que fue el único momento en el que me pusieron los tubos en la boca para someterme a la intervención, que fue muy compleja. Anteriormente me operé tres veces por el mismo motivo, pero nunca me intubaron la boca», sostiene. Varios vecinos y conocidos suyos también le han reconocido y se han puesto en contacto con él para advertirle.

En la denuncia que ha presentado en el puesto de la Guardia Civil de Boiro también deja constancia de su disconformidad con el lema que aparece bajo la imagen: «Ahí pone que ‘fumar provoca embolias e invalidez’, y yo estoy en esa foto no por las consecuencias de fumar, sino por problemas de espalda».

El servicio gallego de salud, Sergas ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido aunque, en principio, descarta que se trate del vecino de Boiro ya que el instrumental que el Clínico utiliza para intubar a pacientes no es el mismo que aparece en la imagen de las cajetillas. Argumento que no ha convencido a F. J. T. A., que ha decidido proseguir con la denuncia y llegar hasta el final. «El de la foto soy yo», insiste.

No es la primera vez que una persona se reconoce en una cajetilla de tabaco, aunque la Unión Europea sostiene que las 42 fotografías que ilustran las cajetillas pertenecen a personas que han brindado su consentimiento para aparecer en los mensajes. En la del vecino de Boiro, sin ir más lejos, también ha identificado una mujer catalana a su marido y un ciudadano belga a su padre, ambos ya fallecidos.