El Comercio

Cómo elegir la cola más rápida del supermercado, según las matemáticas

Cómo elegir la cola más rápida del supermercado
/ Félix Morquecho
  • Con estos cinco consejos, que se pueden aplicar en la ventanilla del banco o cualquier tienda, se acabó lo de mirar de reojo a la vecina, que ha llegado más tarde, pero ha tomado la acertada decisión de esperar la fila que avanza más velozmente

La situación más frustrante que puede darse dentro de un supermercado no es que se hayan agotado nuestros cereales favoritos o hayan descatalogado la marca de champú que nos deja el pelo tan sedoso como en el anuncio. A muchos clientes lo que más les desquicia es darse cuenta de que su cola no avanza. Mirar de reojo y ver que la vecina, que ha llegado más tarde, va unos puestos por delante porque ha tomado la acertada decisión de esperar la cola rápida puede resultar demoledor.

Hay que reconocerlo. ¿Quién no se ha parado varios segundos para decidir en cuál ponerse? Pues bien, el matemático estadounidense Dan Meyer asegura haber encontrado la solución a través de un estudio con el que garantiza medalla de oro a los clientes que lleguen a la meta, que en este caso es la caja con su correspondiente cajera. Se acabó lo de tener envidia a la vecina, ahora puedes ser tú el que elijas la fila más rápida.

Meyer estima en 41 segundos el tiempo que cada persona emplea en decir hola, pagar y salir de la cola. A esto hay que sumar tres segundos por cada producto que va a comprar. De esta forma, siempre sería mejor una fila con clientes con el carro lleno que otra con muchos clientes que llevan pocas cosas, tal y como recogen en TicBeat. Y pone el siguiente ejemplo: En una de las colas hay un cliente con 100 artículos, y en otra, cuatro compradores con 20 artículos cada uno. Según sus cálculos, la primera se vaciará en 6 minutos, la otra, en 7.

Es importante en este caso tener en cuenta los artículos distintos de las personas que nos anteceden, ya que cuanto más diverso sea el carrito de la compra, es lógico pensar que se tardará más en pagar.

Por su parte, Robert Samuel, fundador de Same Ole Line Dudes, añade a esta teoría la opción de optar por la cola de la izquierda. La razón es que al ser diestros la mayoría solemos optar inconscientemente por la fila de la derecha. Además, «aunque parezca sexista», Samuel asegura que siempre serán más rápidas las cajas atendidas por mujeres, ya que son más «eficientes y rápidas», asegura. También es conveniente optar por cajas en las que los clientes no sean de avanzada edad. Las personas mayores tardarán un poco más, por tener menos movilidad y, sobre todo, porque les cuesta más pagar con tarjeta, asegura el profesor en Psicología en Beacon College (Florida) AJ Marsden. Tampoco es lo mismo pasar seis latas del mismo refresco, que seis refrescos diferentes.

Eso sí, nosotros también podemos poner de nuestra parte para no quedarnos los últimos de la fila. Los expertos recomiendan colocar los códigos de barras hacia arriba para que la cajera vaya más rápido y en el caso de la ropa, quitar las perchas y dejar las etiquetas a la vista.