El Comercio

Suspendida la normativa que prohibía los escotes y las faldas por encima de la rodilla para las Falleras Mayores

Suspendida la normativa que prohibía los escotes para las Falleras Mayores
  • Las 'Normas de protocolo y actuación para las falleras mayores de Valencia y sus cortes de honor' señalaban cómo debían comportarse

La polémica suscitaba por el nuevo protocolo de la Junta Central Fallera, dependiente del Ayuntamiento de Valencia, que establecía entre sus "directrices" que las falleras mayores y sus cortes de honor deberían "evitar las transparencias y los escotes excesivos" cuando acudieran a actos a título particular durante la vigencia de su cargo ha provocado que quede en suspenso y que la Junta Central Fallera se comprometa a revisarlo y cambiar aquellos aspectos que atenten contra la igualdad, como la potestad del acompañante de la Fallera de exigirle un cambio de ropa si la considera indecorosa o inapropiada.

Las "Normas de protocolo y actuación para las falleras mayores de Valencia y sus cortes de honor", aprobadas esta semana y actualizadas para el ejercicio 2016-2017 señalaban cómo debían comportarse y vestirse las representantes oficiales de las Fallas en los actos públicos y privados, el rol de sus familias, el uso de redes sociales y sus obligaciones en los viajes oficiales.

Las opiniones de las falleras mayor y mayor infantil de Valencia, según este documento, "podrán ser tenidas en cuenta por la Junta Directiva pero nunca serán preceptivas ni condicionarán su papel representativo durante el ejercicio" de sus cargos, vigentes desde el día en que el alcalde las telefonea para anunciar su designación (habitualmente en octubre) hasta justo un año después.

"Tanto ellas como sus familiares serán responsables de salvaguardar la imagen de la institución a la que representan y actuar con el decoro y la responsabilidad que la figura a la que representan merece", añade para señalar que sus cortes de honor (las doce chicas y niñas que no han logrado ser fallera mayor ni fallera mayor infantil) también deben comprometerse a representar sus "obligaciones" con "la mayor dignidad".

El protocolo de Junta Central Fallera, que preside el concejal de Compromís Pere Fuset, les instaba a asistir "siempre" a los actos programados y les prohibía fumar en los actos oficiales, en los cuales no podrían usar móviles, cámaras fotográficas ni consolas.

"En todo momento primará la agenda oficial sobre los actos particulares o familiares", proclamaba el documento, que prohibía terminantemente a las falleras conceder entrevistas a cualquier medio de comunicación sin que hubiesen sido autorizadas previamente por la Junta Central Fallera.

Asimismo, remarcaba que sus derechos de imagen son "propiedad" de la JCF desde el momento de su elección y se les pedía cautela a la hora de usar las redes sociales para aumentar "al máximo los niveles de privacidad".

En cuanto a la indumentaria, se les conminaba a usar exclusivamente la de índole valenciana oficial que se les facilitaba al inicio de su cargo y añadía: "En todos los actos donde se tenga que desfilar y/o subir a un escenario, no será conveniente utilizar prendas excesivamente cortas o llamativas. Como máxima representación de la fiesta fallera, las Cortes de Honor deben dar la imagen que de su cargo se espera".

En cuanto a los actos adonde acudieran a título particular, marcaba como "directrices" usar colores sobrios, vestir "falda de longitud, como mínimo, por encima de la rodilla", evitar grandes bolsos y complementos "extravagantes", usar zapatos de tacón y no ponerse pantalones vaqueros sin tener autorización previa.

El protocolo también marcaba en qué actos deben sonreír y aplaudir y la obligación de sus padres de comunicar a la JCF cualquier "situación que sea de interés" que afecte a la familia, como "separaciones, divorcios o pérdidas de custodia".