El Comercio

El gochu de siempre vuelve a Grado

Javier García da de cebar a tres gochus asturceltas en su finca de Olloniego.
Javier García da de cebar a tres gochus asturceltas en su finca de Olloniego. / PABLO LORENZANA
  • El mercado moscón recupera la presencia de marranos de raza asturcelta

  • La raza asturiana de cerdo, que desapareció hace 40 años del mercado de la villa, estará a la venta todos los primeros domingos del mes

En los años 70, el gochu asturcelta dejó de estar presente en el mercado que se celebra el primer domingo de mes en Grado. La razón era la falta de criadores, ya que los ganaderos dejaron de tener esta especie y apostaron por otras razas híbridas europeas, como los york. Además, a finales de siglo XX se realizó el último censo sobre estos animales y en él se indicaba que había una pérdida de más de medio millon de ejemplares. «En Asturias, llegó a ver casi 700.000 cerdos y esta cifra bajó hace cuarenta años a los dos mil», según explica Moisés Noval. Él es el presidente de la Asociación Criadores Gocho Asturcelta y ahora quiere cambiar esta tendencia, ya que desde este mes siempre habrá presencia de este tipo de cerdos en la capital moscona.

Afirma que estos ejemplares son criados aire libre, donde se alimentan a base de frutos secos como «la avellana y la castaña». Además, comen una mezcla de cereales de cebada y avena, junto a guisante y soja ecológica que es hecha y suministrada por dos empresas asturianas. El resultado final es un cerdo «muy sano» y que todo parece indicar que tiene «muy poco del colesterol malo, pero mucho del bueno». Sin embargo, esta no es la única diferencia que los comensales se pueden encontrar con el resto de especies, ya que su carne es «mucho más oscura, recia y consistente» que la del resto de gochos.

De forma paralela, sus embutidos «necesitan más tiempo de curación y los chorizos junto a las morcillas salen más blandas de lo que estamos acostumbrados», resalta Noval. A estos comentarios, la ganadera de Olloniego, Julia Mortera, resalta que este es un producto «delicatesen». «Esta carne no está muy comercializada y la usamos mucho para el autoconsumo, aunque también se puede encontrar en carnicerías selectas», afirma. Igualmente, añade que excepto su jamón, todos sus embutidos tiene «más calidad que el resto».