El Comercio

El inglés que conquistó Benia

Los Minis, concentrados en Benia de Onís amanecieron con una buena helada de noviembre.
Los Minis, concentrados en Benia de Onís amanecieron con una buena helada de noviembre. / NEL ACEBAL
  • Alojados en Benia de Onís, visitaron diversas zonas de la comarca y disfrutaron la hospitalidad y la gastronomía asturianas

  • Aficionados al 'Mini' vivieron su quinta concentración entre la nieve de los Picos

Si por norma general los coches clásicos gozan de un de una gran popularidad y sus aficionados se cuentan por miles, uno de los modelos que quizá levanta más pasiones es el 'Mini'. Este pequeño vehículo, que conquistó a toda Gran Bretaña, tiene una historia tan interesante como para ser considerado el coche inglés del siglo XX y es apreciado por aficionados al motor de todo el mundo y, por supuesto, de toda España.

Y gran parte de ellos, procedentes de regiones como Andalucía, Madrid, León, Galicia y la propia Asturias se reunieron este fin de semana en Benia de Onís, en la quinta concentración GalaicoAsturLeonesa 'Memorial Juanones'. Desde allí, organizaron diversas actividades para compartir tanto su afición como para conocer diversos lugares de la comarca oriental y, a la vez, llamar la atención de propios y extraños cuando la caravana de estos vehículos tan especiales atravesaba las distintas zonas o hacían paradas en sus lugares de destino, tal y como sucedió ayer por la mañana durante su paso por Cangas de Onís y su trayecto hacia los Lagos de Covadonga, donde pilotos y acompañantes pudieron disfrutar del magnífico espectáculo de los Picos cubiertos por las primeras nieves de la temporada.

Sin lugar a dudas, ellos también llamaron la atención de otros visitantes que en un domingo soleado como el de ayer se acercaron a los Lagos «para verlos con nieve, porque nunca los habíamos visto así», tal y como explicaban Lorena y Oscar, que se llevaron además una agradable sorpresa porque «no sabíamos que había una concentración de Minis ni que iban a venir hasta aquí, así que nos prestó mucho más porque son preciosos», decían ambos al bajar de los Lagos. Algo muy parecido les pasó también a los integrantes de un grupo de mayores de Oviedo que visitaron ayer la zona y que cuando vieron los coches no solo se quedaron sorprendidos, sino que recordaron también 'viejos tiempos', porque «estos coches siempre fueron especiales para todos, tienen algo que nos gustaba mucho de chavales, lo que pasa que antes, aunque quisiéramos, no los podíamos comprar, pero son preciosos y cuanto más pasa el tiempo, más guapos son», decía Ángel Montes mirando los vehículos, quizá, con una pizca de nostalgia y añadiendo que «es increíble lo guapos y lo bien cuidados que están».

Antes de disfrutar de parte de la jornada de ayer en los Lagos, los participantes en la concentración ya habían visitado el sábado Fuente Dé y realizado una prueba de navegación que tuvo su recompensa durante la entrega de premios que se realizó por la noche. Los momentos para el descanso, el baile y disfrutar de la comida típica asturiana también tuvieron cabida en el programa preparado durante estos días por la GalaicoAsturLeonesa, pues en estas concentraciones tienen también mucho de convivencia y diversión entre los participantes que comparten tanto su afición al Mini como el gusto por descubrir, siempre al volante de uno de ellos, los rincones más especiales de España.