El Comercio

«Eliminar la ideología de nuestro currículo educativo es imposible»

Marcelino Suárez, en la Escuela de Filosofía de Oviedo.
Marcelino Suárez, en la Escuela de Filosofía de Oviedo. / ALEX PIÑA
  • Marcelino Suárez disertó sobre 'Fundamentalismo y educación' en la Escuela de Filosofía de la Fundación Gustavo Bueno

«Eliminar la ideología de nuestro currículo educativo es imposible». Eso defendió ayer Marcelino Suárez Ardura en el transcurso de una ponencia ofrecida en la Escuela de Filosofía de Oviedo titulada 'Fundamentalismo y educación, a propósito de Cultura Científica', la asignatura de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que ofrece una formación científica básica al alumnado.

Y eso a pesar de la supuesta asepsia de materias como esa, ya que, según explicó, «cuando se hace referencia a la Ciencia como un conocimiento dado, da la impresión de que estamos hablando de cosas establecidas y de que no tienen ningún tipo de envoltura ideológica, pero no es así». Un caparazón que, para ser aún más exactos, rodea a todos los contenidos que se enseñan en la escuela: «En todos hay mucho de ideológico. Y, de hecho, es imposible establecer una ordenación académica o un currículum determinado sin ese componente».

El factor humano también tiene mucho que ver, ya que «cada profesor, cuando está impartiendo una materia, bien sea Filosofía o Historia, va a seguir una corriente historiográfica determinada». Pero es que, además, «la educación está inmersa en la sociedad y esa inmersión significa necesariamente ideología».

Así que Marcelino Suárez Ardura también tiene malas noticias para quienes abogan por el tan traído y llevado pacto educativo: «El problema del pacto es que para que exista tiene que haber antes un pacto sobre lo que entendemos por España y en eso no va a haber acuerdo. Y el problema de la nave política no es qué cuadernas lleva ni qué arboladura, sino hacia dónde va».