Detenido en Madrid por dar diez martillazos en la cabeza a su pareja

  • El suceso tuvo lugar delante de un bebé de un año, hijo del agresor y la víctima, que continúa en estado crítico

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de nacionalidad paraguaya de 32 años acusado de dar diez martillazos en la cabeza a su pareja, también paraguaya de 36 años, en su domicilio situado en la calle Azucenas 8, en el distrito madrileño de Tetuán, han informado fuentes policiales.

El suceso tuvo lugar el pasado martes en el domicilio que compartía la pareja cuando sobre las 15.00 horas, el hermano del presunto agresor alertó a la Policía tras encontrarse a la mujer en el salón del inmueble con varios golpes en la cabeza. Tras la llamada, los agentes se personaron en el domicilio y el grupo de homicidios inició la investigación por la que comprobaron que el autor de la agresión era la pareja de la mujer. Al lugar de los hechos se trasladó un equipo del SUMMA que atendió a la mujer que fue trasladada en estado muy grave al hospital de La Paz, donde continúa en estado crítico, según han informado fuentes del centro.

Sobre las 23.00 horas del mismo martes, el agresor se entregó en la comisaría de Tetuán, donde fue detenido. Desde la Jefatura Superior de Policía de Madrid han explicado que no constaban denuncias previas ni ninguna orden de alejamiento. El agresor ya ha pasado a disposición judicial. Según ha adelantado 'El Mundo', el suceso tuvo lugar delante de un bebé de un año, hijo de la pareja, tal y como ha relatado un familiar. El origen de la agresión habría sido una discusión que comenzó cuando el detenido llegó a comer a su casa.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº 8 de Madrid, en función de guardia de detenidos, ha ordenado la prisión provisional comunicada y sin fianza para el acusado, que se acogió a su derecho a no declarar. El juez le investiga por la supuesta comisión de un delito de homicidio intentado, susceptible de acabar siendo un delito de asesinato intentado, si se concreta durante la investigación que la agresión fue acompañada de alevosía e imposibilidad de defensa por parte de la víctima, que se encontraba cuando fue atacada junto a un bebé hijo de ambos.