Envía un currículum sobresaliente para un trabajo y la descartan por ser rumana

Raluca llegó a España en el año 2000.

Raluca llegó a España en el año 2000. / ABC

  • Raluca vive en Madrid desde hace 15 años, es Premio Extraordinario Fin de Carrera por la Universidad Rey Juan Carlos y cuenta con dilatada experiencia en el sector de eventos

Su curriculum envidiable no bastó para que Raluca, una joven de origen rumano residente en Madrid desde el año 2000, fuera rechazada para un puesto de trabajo para el que contaba con méritos acreditados. Diplomada en turismo y licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas -con Premio Extraordinario Fin de Carrera-, y más de ocho años dedicada a eventos, marketing y venta comercial, la joven fue finalmente descartada.

Uno de los requisitos de la oferta de trabajo publicada en una página de internet dejaban claro que la empresa en cuestión únicamente seleccionaba a personas con «nacionalidad española». Tal y como recoge ABC.es, la joven decidió enviar su candidatura al anuncio de Zankyou, en el que la empresa dedicada a la organización de bodas buscaba un comercial de publicidad en Madrid con una experiencia relacionada de al menos tres años.

«Ni siquiera me interesaba el puesto, porque no es lo que estoy buscando; auque luego nunca se sabe», explica la afectada, detallando los motivos que la llevaron a continuar. Una vez digerido el mal trago, la joven rumana remitió a través de la página web de la compañía una carta explicando su disconformidad.

Horas después de rechazar su candidatura, la responsable de recursos humanos de Zankyou contactó con Raluca por teléfono para tratar de explicar el «malentendido». En conversación con ABC, Guillermo Fernández, cofundador de la compañía, reconoce el error en esa oferta puntual y lo atribuye a un fallo de redacción. «Queríamos decir idioma nativo español», expone, señalando que la joven fue descartada por motivos puramente profesionales: «Buscábamos a un comercial de publicidad online con experiencia y consideramos que ella no cumplía con los requisitos».

Sin embargo, Raluca tiene otra versión totalmente de los hechos. «Cuando recibí la llamada me dijeron que contrataban gente nativa porque conocen mejor la organización de bodas en sus respectivos países», remarca, mientras señala que de haber tenido la nacionalidad española tampoco la hubieran seleccionado (en una posterior justificación por Facebook, la empresa le asegura que tienen presencia en 23 países, con un equipo en cada uno formado por personas nativas del lugar). «¿Si nosotros abriéramos un portal en Rumanía, a que no te parecería bien que cogiéramos personal inglés?», fue otra de las explicaciones.

Más información