El Comercio

«La Iglesia piensa demasiado en sexo»

    Manuel García Fonseca.
    Manuel García Fonseca. / Simal
    • Qué fue de... Manuel García Fonseca 'El Polesu'

    • «Lo de Villa me parece lamentable, pero los sindicatos mineros trajeron a Asturias mucho dinero que no empleamos bien»

    Manuel García Fonseca (1939) es sierense por los cuarto costados. Así que, cuando se metió a cura, el apodo parecía inevitable: «En el Seminario me pusieron 'El Polesu' y hasta hoy». Ordenado sacerdote en el 64, 'El Pole' estudió Sociología en París y, a su vuelta, se convirtió en consiliario de la JOC (Juventud Obrera Católica). Allí conoció a la que luego se convertiría en su mujer, Tina, y le planteó al entonces obispo, Gabino Díaz Merchán, «que no tenía ningún inconveniente en seguir siendo cura, pero sin ser célibe». Y claro: finalmente, pudieron más Tina y «el Partido». Así que abandonó el sacerdocio y trabajó unos años como sociólogo de Cáritas, convirtiéndose luego en diputado nacional por el PC e IU, un cargo que abandonaría para ser profesor del instituto gijonés de Roces. Hasta que Laura González lo llamó para formar parte de la Consejería de Bienestar Social. Y «a Laura es muy difícil decirle que no». Eso sí: le puso un límite temporal y, después, se fue su casa. Tiene dos hijas, de 36 y 35 años, Irene y Olga, que han trabajado en Vietnam y la Amazonía y que comparten sus inquietudes sociales. Y nunca ha logrado que Tina le llame Manolo. Para ella, es y será 'Pole'.

    Si le pido que me absuelva de todos mis pecados, ¿me absuelve?

    Te puedo absolver, pero tú a mí también (Ríe).

    ¿En latín también?

    A ver si me acuerdo. Ego te absolvo a peccatis tuis... (Risas).

    ¿Cómo fue aquel momento en el que le comunicó a Merchán que lo del celibato no lo veía?

    Me dijo que me lo pensase. Un grupo de curas le planteamos tres cosas: no a recibir una paga del Estado sino vivir de nuestro trabajo, que el celibato fuese voluntario y poder militar en partidos y sindicatos.

    Y, claro, nanai de la China.

    Me dijo que él lo podía entender, pero que en Roma no lo veían. Aunque luego fueron varios los que vivían con sus mujeres. A don Gabino le tengo gran cariño. Ha sido el obispo más humano que hemos tenido.

    ¿Todavía cree que los curas deberían poder casarse?

    No solo eso. La de cura es una función que debería ser democrática. Es decir: un tío o una tía -porque no tiene ningún sentido que sean solo tíos- elegido por la comunidad cristiana de una villa. Como el alcalde.

    Me temo que ni a Rouco ni a Sanz Montes les haría gracia su idea.

    No. A ninguno de los dos. Pero creo que ellos no representan en absoluto a una Iglesia evangélica porque les preocupan mucho ciertos temas en los que, además, no debieran tener una posición tan cerrada. Por ejemplo, piensan demasiado en lo sexual. Pero resulta que los temas de la justicia social, de los pobres, no demuestran que les preocupen tanto. Incluso a nivel político me parece el colmo que digan que no hay que votar a quien no guarde sus posiciones, que es como decir: votad a la derechona.

    Veo que no pierde el espíritu combativo. ¿En qué lo vuelca ahora?

    Sigo haciendo cosas políticas, aunque no desde el plano institucional, porque entiendo que somos ciudadanos y no nos podemos desentender. Desde la guerra de Irak colaboro con el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe y ahora estamos con los refugiados, porque lo que está pasando es una vergüenza para el Gobierno del Estado. Son absolutamente impresentables. Están yendo contra derechos fundamentales e incumpliendo acuerdos que ellos mismos firmaron. El último, el compromiso se acoger a cerca de 18.000 personas que se han quedado en una cifra ridícula.

    ¿Qué hacemos con IU? ¿Apoya la alianza con Podemos?

    IU no nació para terminar en sí misma, sino para lograr unir sectores amplios. Así fue durante la República, cuando se formó el Frente Popular. Y también en otros países hay frentes de izquierda amplios. Al mismo tiempo, creo que no es bueno que una sola entidad -llámese Podemos o el lucero del alba- sea la que agrupe a toda la pluralidad social que existe. Hay que buscar una confluencia donde las distintas agrupaciones mantengan su identidad, pero IU sola no va a ningún lado. Y Podemos tampoco. Si no confluyen, vamos a tener Rajoy para rato. Y eso me parece una cosa tremenda. Tremenda. Pensar que la mayoría del país no es del PP y que siguen gobernando. ¿Cómo es posible con esa corrupción escandalosa?

    ¿La división es el mal endémico de la izquierda?

    Sí. Debemos saber a dónde queremos ir y los pasos que se pueden ir dando para avanzar. No quedarnos muy puros y muy guapos pero en el 'sitiu' mientras gobierna esta gente.

    El PSOE está tocado con casos como los de Riopedre y Villa.

    Lo de Villa me parece tan lamentable... La lástima es que llevaba muchos años decidiendo las cosas más importantes que pasaban en Asturias. Aunque también es verdad que los sindicatos mineros consiguieron ayudas realmente importantísimas. Para Asturias vino mucho dinero. Que no lo hayamos empleado bien, cosa nuestra es, no solo de ellos. Es decir: los sindicatos mineros han librado muchas batallas que han servido para que Asturias tuviera muchos ingresos.

    Es curioso que ahora parece que nadie sabía nada.

    Eso no es verdad. Me parece poco elegante, además. En eso que dice Villa de que antes nadie protestaba y ahora sí tiene una parte de razón.

    Vaya papeleta que tiene Javier Fernández como líder de la gestora.

    Se la buscó. 'Ca un ye ca un', como dicen en mi pueblo. ¿Pero qué pinta este hombre en la gestora esa, en todo el proceso ese tan turbio, frente a quien había ganado unas primarias? ¿Qué pinta él? Me parece poco inteligente. Yo, desde luego, no lo hubiera hecho ni borracho. Y, además, debería tener bastante con ser presidente de Asturias. Y resulta que ahora está más por Madrid que por aquí.

    Dicen que ahora que es un líder valoradísimo.

    ¡Claro! ¿Cómo no lo van a decir? Los mismos que dicen que Pedro Sánchez es un aventurero. Y en los medios de comunicación afectos a la vieja guardia del PSOE y al 'susanismo'. Encima, es el que 'pon' la cara.

    Casi tanto como Mercedes Fernández, que arrasa y carga contra el Impuesto de Sucesiones.

    Eso es una derechada, una sinvergozonería. Lo que me parece vergonzoso es que en Madrid no paguen. Pero es que aquí pagan los ricos. Los ricos. Y eso tiene que saberlo la gente. Todo lo que se está diciendo está absolutamente tergiversado. Porque lo que quieren es que no haya impuesto, pero luego quieren servicios sociales. Yo cuando oigo a Cherines decir esas chorradas... Pero, claro, es Cherines.

    Recibe nuestras newsletters en tu email

    Apúntate