El Comercio

No hay violencia sexual en el abuso de una niña de 5 años, y otras sentencias que no ayudan a las mujeres

No hay violencia sexual en el abuso de una niña de 5 años, y otras sentencias que no ayudan a las mujeres
  • «Pedimos al gobierno que haga algo, pero se nos olvida que a los tribunales también hay que exigirles que no discriminen»

Según el criterio de algunos jueces españoles, no hay violencia sexual en el abuso de una niña cántabra de cinco años por parte de un vecino porque la pequeña no opuso resistencia, no hay ensañamiento sino «enojo ciego» en un novio que asesina a su pareja de 30 puñaladas en Torremolinos y es una «falta de consideración y de desatención» el hecho de que un jefe de departamento de unos grandes almacenes de Murcia llame a dos de sus empleadas «chochitos» y les deje, día sí día no, notitas de contenido sexual en sus taquillas. Es como si un pesado garrote hubiera golpeado a esta niña y a estas dos mujeres. Decisiones judiciales difíciles de creer y que son sólo tres de los ejemplos que la organización internacional Women’s Link Worldwide ha reunido en una iniciativa llamada 'Premios Género y Justicia al Descubierto', que desde 2001 reconoce y castiga simbólicamente a los jueces y las juezas de todo el mundo que, con sus sentencias, perjudican los derechos de mujeres y niñas. Los tres pronunciamientos más sexistas reciben el galardón de oro, plata y bronce en la categoría 'Garrote', es una especie de antipremio, y los tres que más promueven la equidad de género obtienen los mismos reconocimientos en la categoría 'Mallete'. También se otorgan un garrote y un mallete escogidos por el público, que puede votar a través de internet. Las nominaciones están en marcha hasta el 31 de mayo. Para postular un caso, y para verlos todos, hay que visitar la web http://www.womenslinkworldwide.org/premios/casos .

Por el momento, el llamado caso de 'Los Porkys' es el que está recabando el mayor número de votos. Es, por tanto, el garrote más votado. Los Porkys eran una pandilla formada por cinco jóvenes, hijos de familias adineradas de México, que en enero de 2015 agredieron a una joven arrastrándola con violencia hasta el interior de un coche. Posteriormente, uno de ellos la violó en su casa. Pero a los ojos del tribunal que los juzgó la culpa de todo la tuvo la joven, por vestir de forma provocativa. Llevaba minifalda. En algunos de los jóvenes, en cambios, no apreció «un apetito carnal inmoderado». «Sí he tomado, sí he salido de fiesta, sí he usado faldas cortas, como la gran mayoría por no decir que todas las niñas de mi edad. ¿Por eso me van a juzgar? ¿Por eso me lo merecía? ¿Por eso pasó lo que pasó, por andar de noche con mis amigas?», se ha preguntado la joven a través de Facebook.

Para Women’s Link Worldwide, convocar estos premios supone un ejercicio de «control social y presión política» que invita a la ciudadanía a vigilar las determinaciones judiciales. «Siempre pedimos al gobierno que haga algo por las mujeres, pero se nos olvida que a los tribunales también podemos exigirles que hagan algo», advierte el colectivo. El jurado encargado de escoger a los ganadores de este año está formado por Javier Bauluz, un reconocido fotoperiodista, ganador de un Premio Pulitzer, comprometido con los derechos humanos que está teniendo un papel muy relevante en la cobertura de la actual crisis de personas refugiadas en Europa; Elizabeth Odio Benito, que ha sido magistrada y vicepresidenta de la Corte Penal Internacional y en la actualidad es jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; y por último, Sonita Alizadeh, joven activista de Afganistán que defiende a través del rap los derechos de las mujeres y las niñas y lucha por poner fin al matrimonio infantil, del que ella misma tuvo que huir.

Nominaciones positivas

España aparece entre las nominadas a los premios de Women’s Link Worldwide con tres nominaciones positivas frente a las tres condenas mencionadas por trato discriminatorio. Los reconocimientos a la igualdad de género a los que está nominada son la decisión del Tribunal de Justicia de Canarias de definir por primera vez en España la técnica de juzgar con perspectiva de género en un caso en el que otorgó la pensión de viudedad a una mujer divorciada víctima de violencia de género. Entre otras importantes determinaciones, la sentencia afirmaba que la violencia de género no afecta al ámbito privado y debe ser tomada en cuenta por todos los poderes del Estado. Asimismo señalaba que los estereotipos de género son la base de la discriminación contra las mujeres.

Otra sentencia que ha reconocido los derechos de las mujeres en España ha sido la relativa a lo sucedido en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barranco Seco en Gran Canaria. En septiembre de 2016 dos juezas constataron que a las mujeres no se les proporcionaba la misma cantidad de mudas de ropa que a los internos, así como tampoco compresas suficientes para los días de su periodo, ni ropa interior o productos de aseo e higiene íntima. Resolvieron que no otorgar a las mujeres la misma cantidad de ropa que a los hombres y no proporcionarles o restringirles el uso de útiles de aseo personal constituye una forma de discriminación directa y atenta contra la dignidad humana y los derechos fundamentales de las internas. El último mallete en España podría llevárselo la decisión de la Fiscalía Provincial de Madrid que el pasado marzo pidió a un juez la inmovilización de un autobús tránsfobo que circulaba por la ciudad y que tenía las siguientes frases impresas en los laterales:#«Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo». El caso tuvo gran cobertura mediática.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate