El acoso sexual en el cine, un problema «de toda la vida»

El acoso sexual en el cine, un problema «de toda la vida»

Actrices españolas se suman a las denuncias de acoso a raíz de las acusaciones Harvey Weinstein y Kevin Spacey

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

'House of Cards' no tendrá más temporadas. Netflix ni siquiera grabará, por el momento, la sexta entrega de la ficción. Los escándalos por los presuntos abusos sexuales por parte del interprete estadounidense Kevin Spacey han llevado a la compañía a suspender sine die el rodaje de uno de sus productos estrella. El actor mexicano Roberto Cavazos ha sido el último en confesarse víctima del estadounidense.

Pero el caso de Spacey no es el único nombre que ha saltado a la palestra en los últimos días al otro lado del charco. Varias actrices y modelos han acusado al cineasta y productor Brett Ratner de agresión sexual. Antes, el productor Harvey Weinstein ya ha sido señalado por decenas de mujeres, al igual que ha ocurrido con actores como Dustin Hoffman.

Las tremenda polémica en Hollywood acerca del acoso sexual a actrices y modelos, que salió a la luz con el escándalo acerca del productor Harvey Weinstein, también se ha hecho notar con fuerza estos días en España. La actriz Leticia Dolera ha roto el silencio sobre la cuestión en nuestro país confesándose víctima. Lo ha hecho a través de un blog de 'El Diario', donde denuncia haber sufrido acoso sexual tras su primer trabajo.

«Tengo 18 años, son las 23 de la noche y estoy en la fiesta de despedida. Me siento feliz y adulta. En la barra del bar charlo con el director, el subdirector y dos compañeros más. Todos adultos. A partir de ahí la conversación se silencia en mi memoria y los gestos se ralentizan. Siento una mano en el pecho, en MI pecho. Juraría que en mi teta derecha», ha relatado.

La dura confesión de Dolera provocó un fuerte impacto que quedó patente en las redes sociales. Numerosos usuarios de Twitter arroparon a la joven momentos después de hacer público el que, probablemente, haya sido uno de los episodios más duros de su vida.

El paso adelante dado por Dolera para denunciar esta situación fue seguido días después por la presidenta de la Academia de Cine, Yvonne Blakej. En una entrevista, la figurinista denunció que un productor americano la violó cuando tenía 24 años. «Él era una persona famosa y yo tenía miedo. Yo no podía decir nada a nadie. Fue horroroso», confesó. Sus palabras han servido para romper el silencio en torno a un mal que no entiende de fronteras: «Los hombres con mucho poder piensan que pueden molestar a una mujer completamente inocente, que no flirtea con ellos y que no da ninguna razón para que él se lance encima. A mí me alegra que se haya hecho público».

«Denunciemos»

Numerosas personalidades del mundo del cine se han pronunciado sobre esta cuestión en los últimos días. Es el caso de Maribel Verdú. La actriz ha lamentado que los casos de acoso sexual en el séptimo arte «se han dado toda la vida», si bien es algo que también existe «fuera de él, en las empresas y en todas partes».

Tampoco se ha quedado callada Adriana Ugarte, quien ha opinado que estos casos nunca prescriben y que deben denunciarse. «Que no se haya levantado la voz en años no significa que esos abusos no se hayan cometido y no deban denunciarse; alzar la voz se contagia y es una manera de decir que no pasen tantos años para que hablemos y lo denunciemos», ha advertido.

Apoyo a las víctimas

La Unión de Actores y Actrices ha expresado su apoyo a las víctimas de acoso sexual. Su secretario general, Iñaki Guevara, ha afirmado que se pone «a disposición de las actrices afectadas por situaciones de acoso laboral para llevar dichas medidas a los convenios colectivos». Y ha añadido que si llegase «cualquier información sobre esta grave situación», el sindicato mantendría la «confidencialidad» para dar "confianza" a la persona y pondrían su servicio jurídico a trabajar.

Guevara ha afirmado que no hay «hechos» que prueben la existencia de casos concretos de abusos sexuales, por lo que considera que «tendría que salir al aire» para que todos estén «protegidos» para «realizar libremente» sus actividades. En este sentido, ha indicado que «los comportamientos machistas son estructurales». «Hay menos personajes femeninos que masculinos, las actrices tienden a desaparecer a partir de los 35 años, la mayoría de las tramas giran alrededor del protagonismo del hombre y los sueldos de las actrices son menores que los de los actores», ha dicho.

Fotos

Vídeos