Acusan de racismo a una cadena de supermercados holandesa

La imagen del polémico anuncio./
La imagen del polémico anuncio.

El principal establecimiento de este tipo en Ámsterdan utilizó a una mujer negra con un niño para representar a los clientes que compran los productos más baratos

EFELa Haya

Varias organizaciones contra la discriminación en Holanda acusaron hoy de "racismo" a la principal cadena de supermercados del país, Albert Heijn, por utilizar a una mujer negra con un niño para representar a los clientes que compran los productos más baratos.

"Estos son perfiles estigmatizadores. No estamos a favor de vincular unas características a un grupo determinado. Ponen una etiqueta a las personas y, aunque no sea ilegal, deberían preguntarse si eso es lo que quieren como compañía", dijo Barbara Bos, del Instituto Holandés de Derechos Humanos, a la televisión NOS.

Los nuevos empleados de Albert Heijn deben hacer varios cursos antes de comenzar a trabajar y aprender a distinguir los diferentes perfiles de clientes y su comportamiento a la hora de hacer las compras. Los perfiles indican en qué áreas vive cada "tipo" de cliente, cuánto dinero gastan y qué clase de productos tienden a comprar.

El más polémico es el perfil de los 'City Budget', representado por una mujer y un niño negros, que tienen ingresos por debajo del promedio, visitan la tienda por las tardes, y compran más pan y productos congelados y locales. Por su parte, los que tienen más poder adquisitivo, sus clientes "Premium", son blancos y compran más queso, vino, chocolate y marcas "bio".

"No se puede vincular la pobreza con un color de piel", ha señalado Lucienne Gena, directora de línea directa de discriminación MDRA, de Ámsterdam. La cadena de supermercados Albert Heijn indicó hoy en una nota que "aparentemente, la imagen utilizada crea una impresión indeseable" y se comprometió a "analizarla de forma crítica" para ajustar dichos perfiles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos