Acusan a Testino de abusos sexuales

Maniquíes y asistentes aseguran que los acercamientos sexuales «eran constantes» y que incluían manoseos y masturbaciones

Á. SOTO

Una treintena de modelos y asistentes acusan a los fotógrafos Mario Testino y Bruce Weber de abusos sexuales. Los maniquíes denuncian acercamientos «constantes» que incluían manoseos y masturbaciones, según una información publicada ayer por 'The New York Times'.

En el caso de Testino -de 63 años, origen peruano, retratista de cabecera de celebridades como Diana de Gales o Madonna y que en 2016 realizó en Somiedo un catálogo para Mango- trece profesionales de la moda, entre modelos y asistentes, denuncian que intentó tener relaciones sexuales con ellos.

El testimonio más duro es el de Ryan Locke, uno de los modelos más conocidos de los años 90. «Fue un depredador sexual», asegura. El modelo californiano relata que, durante una sesión de fotos, Testino mandó salir de la sala en la que se encontraban a todos los presentes para quedarse solo con él y luego se le echó encima. «Soy la niña, tú eres el niño», le dijo el fotógrafo peruano a Locke, según el testimonio de este, que en ese momento se lo quitó de encima. Un exasistente, Hugo Tillam, relató una experiencia similar a la de Locke.

'Vogue' anuncia que dejará de trabajar con ellos hasta que se aclare el escándalo

Los «acercamientos sexuales» del fotógrafo predilecto de la familia real británica, que retrató, por ejemplo, la boda entre Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, además de infinidad de portadas para revistas como 'Vogue', eran «constantes», según su exasistente Roman Barrett, que detalló a 'The New York Times' las rutinarias conductas inapropiadas en habitaciones de hotel, en la parte de atrás de un coche o en los vuelos de primera clase. E incluso contó cómo en una ocasión Testino se frotó con su pierna y luego se masturbó delante de él.

Jason Fedele, que trabajó con Testino en campañas de Gucci, dijo que el fotógrafo ponía como condición al modelo «una sesión desnudo en el Chateu Marmont» (un lujoso hotel de Los Ángeles) en la que, habitualmente, comenzaba a insinuarse.

Gene Kogan, agente de modelos entre 1996 y 2002, explicó que entre los maniquíes era una práctica común avisarse sobre la reputación de los fotógrafos, pero el prestigio de Testino y Weber disuadía a muchos de ellos a la hora de rechazar un posado cuando se lo ofrecían. «Si te negabas a trabajar con Bruce Weber, ya podías hacer las maletas y trasladarte a otro sector», apunta Kogan. En los años 90, dos modelos criticaron el comportamiento de Testino, aunque las quejas no tuvieron consecuencias.

Quince modelos acusan a Weber, de 71 años, de «desnudez innecesaria y comportamiento sexual coercitivo». Muchos de ellos describen cómo el fotógrafo les invitaba a un hotel y allí les hacía realizar «ejercicios de respiración», en los que les pasaba la mano por todo el cuerpo. Uno de ellos, Roby Sinclair, dijo además que Weber le metió los dedos en la boca y le agarró sus genitales, mientras que otro, Jason Boyce, asegura que le besó.

Las reacciones de los fotógrafos fueron de incredulidad. Mario Testino no quiso hacer declaraciones, pero la firma legal que lo representa «no confirma ninguna de las alegaciones» y duda de la credibilidad de los autores de las denuncias. Por su parte, Bruce Weber reconoce que utiliza los ejercicios de respiración y que ha fotografiado a miles de modelos desnudos, pero que «nunca» tocó a nadie «inapropiadamente».

Anna Wintour, la todopoderosa editora de 'Vogue' y directora artística de Condé Nast, emitió un comunicado en el que informa que ninguna de las revistas de la compañía trabajará con los fotógrafos hasta que se aclaren las acusaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos