La peligrosa bacteria que obligará a quemar la ropa de Antonio el Bailarín tras infectarse una sastra

. /
.

La trabajadora del teatro municipal Lope de Vega contrajo una gran infección cuando restauraba el legado del universal artista cedida por su hija

AGENCIAS

El legado del universal bailarín sevillano Antonio Ruiz Soler, más conocido como Antonio El Bailarín, está a punto de desaparecer por orden del propio Ayuntamiento de Sevilla y por culpa de una peligrosa bacteria. Son los trajes que el consistorio mantiene aislados y que en 2008 cedió la hija del artista al consistorio para su exhibición. Al parecer la sastra del teatro municipal Lope de Vega contrajo una grave infección bacteriana al pincharse con una aguja cuando los cosía. Por ello, el vestuario de sus obras más célebres va a ser destruido según informa el diario ABC.

El concejal delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, el socialista Antonio Muñoz, ha explicado que se desinfectarán esos trajes.

Los hechos se remontan a 2011, cuando el anterior gobierno municipal del PP tuvo conocimiento de que el legado de Antonio El Bailarín se encontraba "abandonado en un almacén" por orden del anterior director del teatro y los trasladó de nuevo a éste, al tiempo que "se encargó" a la sastra del mismo su restauración, según indicó a Efe la entonces delegada de Cultura María del Mar Sánchez Estrella.

Durante los trabajos de reparación, la trabajadora municipal se pinchó y contrajo una grave infección por la que estuvo de baja y cuyo origen finalmente los médicos dictaminaron que estaba en una bacteria que pasó a sus manos desde los trajes, por lo que puso una denuncia por lo penal contra el consistorio, según adelantó ABC y confirmó el actual delegado municipal de Cultura, Antonio Muñoz.

Ante la denuncia, por la que el juez ha citado como investigado al jefe de Riesgos Laborales del consistorio, éste emitió un informe en el que recomienda destruir el vestuario. Desde entonces, los trajes permanecen en una habitación del teatro "plastificados con cubretrajes" y "aislados".

El concejal Muñoz reconoció que debido a la denuncia, la trabajadora "ha alertado" en el proceso judicial abierto de que "la desinfección de esos trajes puede producir que desaparezcan huellas de su infección", por lo que el delegado de Cultura señaló que la desinfección se acompasará con los tiempos judiciales.

Por su parte, su antecesora en el cargo defendió que su intención "solo fue recuperar enseres abandonados en un almacén y a simple vista no tenían ningún peligro para ninguna persona que estuviera manipulando esa ropa".

Desde el comité de empresa del Ayuntamiento de Sevilla, de CCOO, confirmaron que la trabajadora estuvo mucho tiempo de baja debido a la infección y que el comité, al tener conocimiento de los hechos, preguntó al consistorio al respecto, que les remitió el informe del jefe de riesgos laborales con su recomendación de destruir los trajes.

Confirmaron que la costurera -de la que Efe intentó sin éxito recabar su versión- decidió interponer por su cuenta una denuncia en la vía penal si bien no está siendo asistida por los servicios jurídicos del sindicato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos