Arropa a un desconocido ebrio que encuentra en su casa porque piensa que es su hijo

Arropa a un desconocido ebrio que encuentra en su casa porque piensa que es su hijo
Facebook

La sorpresa que se encontraron la mujer y su marido a la mañana siguiente acabó mejor de lo que podría parecer

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Juliet Jarvis es una madre británica de 49 años, que se levantó una mañana con una gran sorpresa en su casa de la localidad de Kingsley Common, en Reino Unido.

Esta mujer encontró al que creía que era su hijo, durmiendo en la planta baja de su casa a las 4:30 de la madrugada, tapado con un edredón. Coincidía que su vástago había acudido esa noche a una fiesta de Hallooween, disfrazado y maquillado, por lo que no sospechó que el joven allí tumbado fuese un desconocido. Le dio las buenas noches y le colocó una almohada bajo la cabeza. Compartió su historia a través de Facebook, y como era de esperar, ya se ha convertido en viral.

Cuando ella y su marido despertaron la mañana siguiente, se percataron del error: el joven que había dormido en su casa no era su hijo Stewart, sino un joven de 29 años llamado Marc Campfield. Marc había entrado en su casa en estado de embriaguez la noche anterior y se había quedado dormido. Debido a la cantidad de maquillaje (su cara estaba pintada como una calavera) y la falta de luz, Juliet confundió a su hijo con un completo desconocido y le dejó dormir en su casa.

Según recogen los medios 'The Sun' y 'Daily Mail', Juliet reconoció que cuando le dio la almohada y el joven le respondió «Gracias», pensó: «Stewart suena muy educado esta noche». La mujer achacó esta amabilidad a su estado de embriaguez, y pensó que hablaría con su hijo al día siguiente.

Juliet confiesa que por la mañana preguntó al desconocido si había bebido la noche anterior. «Me respondió que creía que sí, y entonces los tres nos echamos a reír fuertemente». Su marido, además, se ofreció a llevarle a su casa en coche, ubicada a unos 6 kilómetros de distancia.

Marc explicó entre risas a los medios que cuando se dio cuenta de la situación intentó hacer creer a Juliet y su marido que era amigo de su hijo, pero no logró su objetivo. «No podría haberme colado en la casa de un matrimonio más amable que éste», aseguró el joven.

Fotos

Vídeos