«Soy atacado, energético e intenso»

Luis San Narciso, en su barrio de Chamberí, en Madrid.
Luis San Narciso, en su barrio de Chamberí, en Madrid. / IÑAKI MARTÍNEZ

El descubridor de actores mierense llegará a Gijón a finales de mes y planea viajecito a Tailandia. «Ser anfitrión en Asturias es muy fácil», dice este enamorado de su tierra

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

A Luis San Narciso (Mieres, 1959) le va la marcha. En invierno y en verano. El director de casting más célebre del cine español no para. Ni quiere ni puede. El cuerpo le pide movimiento, pero más de día que de noche, prefiere visitar los lugares pasada la fiesta antes que plantarse en el epicentro del terremoto. En Madrid lidia estos días con los calores esperando viajar a Gijón para dormir con manta en su casa de Cimadevilla y antes de tomar un vuelo a Tailandia.

-Siendo de Mieres, su verano comienza por San Xuan.

-Sí, pero este año no pude ir. Mieres está ahí siempre. Voy durante todo el año. Allí viven mi madre, mi hermano, tengo un gran vínculo.

-¿Los mejores veranos son los de la infancia?

-Sí, claro. Con diferencia. Tengo unos recuerdos maravillosos. Mis veranos en Gijon, en el parque de Begoña, en San Lorenzo.

-¿Y cuándo dejan los veranos de ser maravillosos?

-Cuando tienes muy pocos días para irte de vacaciones. Mejora tu estatus en el trabajo, pero puedes descansar menos. Me he quedado algún verano sin vacaciones porque me coincidía con proyectos. Esos han sido los peores.

-Pero incluso en los peores, usted no se aburre.

-Soy un tío disfrutón. Me gusta la alegría, el buen rollo, pasarlo bien.

-¿Cómo lidia un asturiano con el calorazo de Madrid?

-Fatal. Pero qué remedio. Abrazado a los aires acondicionados. No queda otra. Vivo aquí desde los ochenta y ya me lo conozco.

-O sea, que se acostumbró.

-No. Me espanta de la misma manera ahora que antes. Sueño con las noches del verano asturiano en las que te puedes tapar un poquito. Durante el día te puedes refugiar, pero la noche es tremenda.

-¿Usted es de noche o de día?

-Soy mucho más de día. Me gusta levantarme pronto, ir a alguna playa... Soy de moverme mucho: cojo el coche, ando de acá para allá, no paro quieto. Mi madre me dice que es como que me quiero comer la vida a bocados todo el rato. Y este verano también me voy a Tailanda. Me apetece estar en Asturias, pero también salir.

-Pero antes se viene para acá.

-Sí. Yo a finales de julio estoy en Cimadevilla.

-Vive en Chamberí y se viene a Cimadevilla. Vaya lujo.

-Sí, mola mucho, me encanta el barrio, hay un montón de sitios. Disfruto mucho de Gijón.

-¿No se pondrán celosos en Mieres?

-No. Es un amor compartido con Asturias en general.

-¿Su plan perfecto?

-Yo tengo planes perfectos en el mundo entero. Un viaje a Nueva York me parece un planazo.

-Y muy de cine...

-Sí. Es una ciudad muy cinematográfica. Tiene algo que ver con Madrid, una ciudad también muy abierta. Se parecen.

-¿Es un viajero empedernido?

-Cada vez menos.

-¿Y eso?

-Llega un momento en que tienes más trabajo y no hay tanto tiempo. Estoy tan atado que no me lo puedo permitir.

-¿Por qué está tan atado?

-Me gusta mucho lo que hago y lo hago con mucha pasión, con una energía superior. Soy un atacado, soy energético, soy intenso. El trabajo me gusta con intensidad, pero siempre riéndome mucho.

-¿En qué anda metido?

-Ahora mismo estoy en la tercera temporada de 'Vis a vis', que la vamos a hacer en Fox. Estoy preparando otras cosas, una película para Netflix, una serie para TVE, acabando otra serie para Telecinco.

-¿Y cine qué?

-La última de Borja Cobeaga, 'Fe de etarras'. Promete la cosa.

-¿Almodóvar?

-De momento no va a rodar.

-¿No será pecado trabajar tanto?

-No puedo ser un tío más privilegiado. Hago el trabajo que me gusta, así que soy cero quejica.

-¿El viaje de su vida?

-Fue Nueva York. Cuando descubrí Broadway, los teatros, los estrenos, los musicales, las obras de drama, y vi a muchas estrellas haciendo el trabajo actoral del día a día. Y Londres, por lo que significa el teatro. También un viaje maravilloso para mí fue Colombia.

-¿Los pendientes?

-Muchísimos. África, que lo conozco muy poco.

-¿Se puede viajar en la pantalla?

-Se puede viajar, soñar, aprender, se puede concienciar, ser más abierto, más moderno, más tolerante.

-¿Con qué peli ha viajado más lejos?

-Con la que más he disfrutado es con 'Mar adentro'. Amenábar es el director con el que mejor me he entendido.

-¿Se iría de vacaciones con él?

-No. De vacaciones voy con mis amigos. El trabajo es otra cosa. No me voy de vacaciones con ningún director.

-¿A quién invita a Asturias?

-A cualquier amigo de Madrid o de donde sea. Me encanta enseñar Asturias. Es muy fácil ser anfitrión y que la gente se marche sorprendida y enamorada. Es como cuando tienes una casa muy bonita y te gusta enseñarla.

-¿También se los lleva de fiesta?

-No soy muy de fiestas. Soy más de ir a los sitios cuando no las hay. Nunca voy a los Goya. Me gusta el disfrute, pero sin acontecimiento.

-¿Un menú de verano?

-En Asturias cualquier cosa, acompañado de sidra fresquita.

-¿Confirma el mito de la sidra y Pajares?

-Pues sí, no apetece tanto. Tienen que acompañar el clima y el sonido de Asturias.

Fotos

Vídeos