Atropella mortalmente a un ciclista nada más salir de la cárcel

El joven, de solo 22 años, ha sido mandado de nuevo a prisión tras el accidente mortal ocurrido en Teruel el pasado domingo

R. P.Zaragoza.

El joven de 22 años que atropelló mortalmente a un ciclista en Teruel el pasado domingo es reincidente y el juez que instruye el caso ha ordenado contra él prision provisional y sin fianza. Según informa ABC este joven acababa de salir de la cárcel por haber acumulado varios delitos, entre ellos uno de conducción bajo los efectos del alcohol hace poco más de un año y que conllevó también que cometiera un delito de atentado y cuatro de lesiones.

Aquel accidente que protagonizó en estado ebrio en mayo del año pasado le llevó a prisión, porque previamente había sido condenado a dos años de prisión por otro delito de lesiones graves que cometió el día de Navidad del año 2013. Dado que por entonces no tenía antecedentes penales y que la condena que se le había impuesto no superaba los dos años, se decidió suspender su ingreso en prisión. Sin embargo, tras los incidentes que protagonizó por conducir ebrio en mayo del año pasado, se le condenó a otros cuatro meses de prisión y eso hizo que tuviera que cumplir también la primera condena de cárcel.

Todo esto ha sido puesto de manifiesto en el auto del juez que ahora instruye el caso por el atropello que el pasado domingo le costó la vida a un ciclista aficionado de 43 años, José Lorenzo Albelda, cuando practicaba ese deporte junto a un amigo por la N-240, en el tramo de circunvalación de Teruel capital. El juez ha imputado al joven conductor un presunto delito de homicidio por imprudencia grave, por el que ahora se enfrentará a una petición de condena de entre 2,5 y 4 años de prisión.

El acusado, Carlos M. V. -que próximamente cumplirá 23 años-, arrolló mortalmente a José Lorenzo Albelda, que murió sobre el asfalto. Su amigo resultó herido leve.

El juez que instruye las diligencias destaca que el joven conductor dio positivo en las dos pruebas de etilometría que se le practicaron, y están pendientes los resultados de los análisis de detección de drogas. El propio joven reconoció ante la Guardia Civil que había estado toda la noche de fiesta en la localidad de Gea de Albarracín, que luego fue a Teruel, que desde allí marchó a llevar a una amiga a casa y que, al regresar del pueblo en el que vive esa muchacha, se produjo el atropello mortal.

«Casi daba cabezadas»

Los agentes de Tráfico que interrogaron al joven han hecho constar también que el comportamiento que mostraba no encajaba con el de alguien que acaba de protagonizar un atropello mortal, y que denotaba un estado de agotamiento, somnolencia y ausencia muy acusado: «aspecto soporífero, de tranquilidad, ausencia de cualquier nerviosismo y agotamiento». Otro de los agentes advirtió que el joven «casi daba cabezadas».

El punto en el que se produjo el atropello es un largo tramo en recta, ancho, con pavimento en buen estado y amplia visibilidad. Según el atestado, el joven dijo no haber visto a los ciclistas hasta que estaba a 50 metros de ellos. Según los agentes de Tráfico, en condiciones normales cualquier conductor les habría visto a mucha mayor distancia. El accidente se produjo a plena luz del día, en torno a las doce del mediodía del pasado domingo.

El juez, además, asegura en su auto que el joven presenta un «nulo control de sus impulsos delictivos», atendiendo a los antecedentes acumulados.

El acusado se encontraba acutalmente en tercer grado penitenciario y hace escasos días que había solicitado quedar en libertad condicional.

Temas

Cárcel

Fotos

Vídeos