Aumento de intoxicaciones en niños por el slime

Aumento de intoxicaciones en niños por el slime

Las asociaciones de usuarios advierten de los peligros de esta nueva moda que hace furor entre los menores

LAURA PERAITA

Se llama slime y todos los niños quieren comprarlo... o fabricarlo. Se trata de un juguete que se ha puesto de moda. Su aspecto es el de una masa viscosa de diferentes colores con la que se puede jugar con las manos, alargar, darle formas, cortar, hundir en ella los dedos... Es una nueva versión del famoso «blandiblú» que ya hizo furor entre los padres de los niños actuales.

Sin embargo, en esta ocasión, en algunos colegios los profesores han optado por prohibir a sus alumnos jugar con esta pasta para moldear. La razón es su peligrosidad. «Jugar con slime no es divertido, puede ser peligroso», asegura Ileana Izverniceanu, portavoz de la Asociación de Consumidores y Usuarios (OCU). Es más, advierte de que aumentan los casos de intoxicación, según publica 'ABC'.

El motivo es que en vez de comprarlo (tiene un precio aproximado de unos 3,5 euros) a muchos niños les resulta muy atractivo crear ellos mismos esta masa viscosa siguiendo las sencillas indicaciones que aparecen en numerosos tutoriales de internet, pero que no advierten de los riesgos que puede suponer realizar la mezcla. Entre los diferentes ingredientes está el ácido bórico (o bórax), una sustancia tóxica que echan en una botella y que, al ser transparente, la confunden con el agua y pueden beberla erróneamente, lo que puede provocar, si se ingiere en pequeñas cantidades, «síntomas gastrointestinales o, incluso, lesiones cutáneas y quemaduras químicas en la piel», advierte Ileana Izverniceanu.

Si la ingesta es mayor, los problemas aumentan: insuficiencia renal, arritmias cardiacas, coma y convulsiones. «En caso de que la toxicidad sea severa —prosigue la portavoz de la OCU— puede que sea necesario tener que recurrir a un lavado gástrico urgente, soporte hemodinámico e, incluso, diálisis», advierten desde esta asociación.

Rubén Sánchez, portavoz de la Asociación de Consumidores Facua, explica que lo fundamental es alertar a los padres «puesto que desconocen la peligrosidad del ácido bórico —utilizado como producto oxidante y blanqueante— que es muy fácil de comprar en droguería y llevarlo a casa. La idea —aclara— no es prohibirlo, ya que está muy presente en productos de limpieza, sino concienciar de sus riesgos, puesto que en internet no se advierte de ellos».

Añade que ya ha habido intoxicaciones y «diversas autoridades sanitarias ya han hecho público el aumento de casos y, por este motivo, nosotros también estamos preparando actualmente un comunicado a este respecto para alertar a los ciudadanos y que protegan su salud».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos