Bayona dispuesto a cobrar entrada por participar en sus fiestas

Bayona dispuesto a cobrar entrada por participar en sus fiestas

El Ayuntamiento dela capital vascofrancesa hará recuento de los asistentes a sus festejos, de los más concurridos de Francia, con ideade cobrar entrada

FERNANDO ITURRIBARRIA

Pagar por disfrutar de las fiestas populares. Y en euskos, la moneda local vasca. Esta posibilidad es más que una hipótesis en Bayona. La capital labortana, que acaba de adoptar la divisa alternativa, va a contar este año a los participantes en sus célebres festejos, de los más concurridos de Francia. «Queremos saber precisamente el número de personas que vienen para contemplar otro modelo económico de nuestras fiestas», ha declarado el alcalde, Jean-René Etchegaray. Dicho en plata, meditan cobrar entrada.

El presupuesto de la 81ª edición de las fiestas de Bayona, que se celebrarán del 26 al 30 de julio, se eleva a 2,4 millones de euros. Como se calculan unos ingresos de 700.000 euros, resulta un déficit de 1,7 millones a cuenta del contribuyente local, que en muchos casos opta por huir del barullo de un programa que suele atraer a un millón de personas. El año pasado la afluencia bajó a 800.000 participantes por el impacto del atentado yihadista que días antes había causado 86 muertos en los fuegos artificiales de Niza.

Las medidas de seguridad han encarecido la organización. El Ayuntamiento ha contratado a 350 agentes de una empresa de seguridad privada, cien más que en 2016. Los guardajurados se sumarán a los 650 efectivos movilizados por el Estado entre policías, militares y gendarmes. Los accesos al recinto festivo deberán efectuarse a pie por trece puntos específicos, donde se practicarán registros y cacheos sistemáticos. Los vehículos sólo podrán entrar entre las 7 y las 11 de la mañana por cuatro accesos.

El dispositivo de seguridad se acompañará de una inédita operación de recuento de la jatorrada. Se recurrirá al cómputo manual, a fotos aéreas y a un análisis de las conexiones a las antenas de telefonía móvil. El cómputo servirá de elemento de juicio a la hora de tomar la decisión de acabar con la gratuidad.

Pagar por ir a las fiestas es un proyecto que ya barajó el anterior alcalde, Jean Grenet. El equipo de Etchegaray se lo replanteó el año pasado. Entonces se pensó en instalar taquillas en los puentes de acceso al recinto y exonerar a los 7.000 habitantes que residen allí. Pero es un plan impopular. El 69% de los 6.487 votantes en un sondeo organizado por el diario ‘Sud-Ouest’ se pronunció en contra.

Si el pago por divertirse prospera, el eusko serviría para retratarse. El pleno de Bayona aprobó el miércoles por unanimidad la firma de un convenio con la asociación Euskal Moneta, gestora de la primera moneda alternativa de Francia. La divisa local podrá ser utilizada en tres instalaciones municipales: las dos piscinas y la mediateca. Además, el Ayuntamiento usará el eusko en la ejecución financiera de su presupuesto. Bayona es, tras Hendaya, Ustaritz y Mendionde, el cuarto municipio que adopta la moneda vasca desde su creación en enero de 2013.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos